Izrael

Paso de vez en cuando por la calle François Miron y desde unos meses siempre encontré la tienda Izrael cerrada.
La primera vez, pensé que estaban de vacaciones.
La segunda vez encontré un cartelito : «cerrado por enfermedad».
Cuando pasé de nuevo, ya no había cartelito pero todavía estaba cerrado.
En la siguiente visita descubrí un cartelito nuevo: «se contrata dependiente» y la puerta tan cerrada como siempre.
Otra vez pasé un viernes por la tarde y pensé que ya había empezado el fín de semana judio.

Ya no tenía aceite de oliva y me resigné a probar otro punto de avituallamiento. Pero por mas que busqué, no encontré mi aceite preferida y ni os hablo de mi salsa vasca…

Por fín, por suerte, ayer encontré la tienda abierta.

Estaba tan llena como siempre y la dueña explicaba a sus clientes que ya no podrían trabajar como antes y que la tienda estaría abierta exclusivamente por la tarde.
Yo aproveché el tiempo en la cola para admirar una vez más esta auténtica Cueva de Ali Baba.

¿Aceite de oliva de la cooperativa de los Baux de Provence ? ¡Aquí está!
¿Salsa vasca? ¡Claro! Pero de momento sólo tenemos las botellas pequeñas. Nos entregan las de un litro la próxima semana.
¿Pimiento de Espelette? ¡Por allí!
En cuanto a las mermeladas inglesas, están en la estantería a mano izquierda al entrar en la segunda sala

El problema en esa tienda es controlar su curiosidad…
Aunque los precios son muy razonables, tienen una variedad tan increible de productos de todo el mundo que cuesta resistir a la tentación y una acaba con una cuenta bastante alta.

Ayer fui razonable…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *