Paris y las obras veraniegas

Sabes que ya llegó la temporada de las vacaciones porque hay muchas obras en el metro. Están conectando las extensiones de la línea automática 14 y eso provoca cierres de la línea por la noche y los fines de semana. Pasa lo mismo con la línea 4 que transforman poco a poco para que se vuelva automática.

Eso complica un poco los desplazamientos parisinos, pero también te da la oportunidad de probar trayectos alternativos y de contemplar la ciudad desde la ventanilla de un autobús inusual.

Eso hice el otro día y probé el autobús que comunica cinco de las estaciones de tren parisinas. Los parisinos siguen aprovechando las terrazas y las horas frescas para pasear.

Esta semana también me regaló un momento muy agradable. Los azares de mis actividades me dejaron tiempo para subir hacia la plaza de los pintores en la colina de Montmartre y pude sentarme en una de las terrazas para tomar un café. Los locales de la plaza estaban instalando las mesas y sillas de la parte central y se notaba que todos estaban tomando el tiempo para estrenar esta nueva jornada.

Luego pasé por la plaza del Sagrado Corazón y pude contemplar una ciudad muy bonita, con un cielo despejado de las nubes por las últimas lluvias.

En mi instituto de siempre, algunos colegas volvieron de vacaciones mientras otros siguen preparando las maletas. Poco a poco se instala el ritmo veraniego y espero tener más tiempo para caminar por la ciudad.

¡Hasta pronto!

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario

Servicio veraniego

La vuelta a la capital fue algo brutal.

Al salir de la estación de tren de Bercy, quise viajar en metro rumbo a casa y me tocó una parada general de la línea por un incidente en Châtelet. No hubo más remedio que seguir caminando rumbo a la estación de Lyon, punto de salida de muchos trenes de cercanía, en donde había una cantidad impresionante de gente recorriendo los interminables corredores que comunican las diferentes líneas… Imagino que se trataba de una frecuentación normal, pero para alguien que suele desplazarse caminando o viajando en un autobús casi vacío, el contraste resultó impresionante.

Por suerte, el itinerario alternativo no tardó mucho y llegué con media hora de atraso.

Al día siguiente con gusto recorrí la larga calle de los Pirineos relativamente fresca por sus numerosos árboles. Si observaron casi mil kilómetros de atascos por las salidas de vacaciones, todavía queda gente en la grande ciudad. Y las malas noticias acerca de una posible cuarta ola de pandemia complican las perspectivas veraniegas.

El miércoles fue cuando empezó lo que llamo “servicio veraniego” ya que la mitad de mis compañeros de trabajo están de vacaciones…

Como siempre en estos casos, tienes que enfrentar a estas personas que quieren acabar con todos sus expedientes antes de marcharse de vacaciones y que olvidaron que los demás también se van…

Por suerte, pude otorgarme una larga caminata para relajarme.

El jueves anunciaban un día de mucho calor y almorcé con una colega en una terraza sombría. En mi instituto de siempre, algunos proyectos complicados provocan mucho estrés entre los unos y desaliento entre los otros. Yo regalé una escucha bondadosa a esta colega y creo que le vino bien…

Acabé la semana laboral con un nivel bastante alto de cansancio y dediqué el fin de semana a sestear con mis gatitas.

Publicado en París | Etiquetado , | Deja un comentario

Vacaciones…

Publicado en Fuera | Etiquetado | Deja un comentario

Por fin llegan las vacaciones…

Esta semana, mi estancia en París tenía un toque diferente. En mi instituto de siempre, todos vamos muy cansados por las restricciones de todas clases, el ritmo alto de las horas de teletrabajo y un tiempo relativamente inestable. Ahora toca organizarnos para mantener una permanencia mientras salimos de vacaciones por turnos.

A mi me tocaron las dos semanas que vienen y dos semanas extras en agosto. Pero antes de marcharme quise acabar con varios asuntos pendientes y mis últimos días de trabajo fueron algo agotadores. Incluso llegué a escaparme de la oficina para que no me hagan una demanda extra.

A pesar de eso, conseguí preservar tiempo para mis caminatas cotidianas.

El miércoles fue cuando se celebró el fin de las restricciones de capacidad en los bares y restaurantes y me impresionó la cantidad de personas apiñadas en las terrazas al atardecer.

Y fue peor todavía el jueves por la noche, cuando contemplé las largas mesas instaladas en la acera para cenar: creo que la proporción de vacunados no llegaba a la mitad, lo cual significa que vamos a tener una ola extra de Covid…

Y como si fuera poco, también empezó la temporada de las rebajas.

Dicen que toda esta gente que consume sin restricción está gastando los ahorros generados por las circunstancias sanitarias, como si se tratara de recuperar el tiempo perdido… Buena oportunidad para los comercios que superaron los meses de cierre…

Yo no hice tantos ahorros…

Antes de marcharme de vacaciones, pasé de nuevo por la heladería de Raimo para probar otra vez los sabores de lichi y rosa…

Cuando llegué a la estación de Bercy, había mucha gente con maletas grandes y viajando hacia los montes del centro de Francia. Por suerte, también había más vagones…

¡Hasta pronto!

Publicado en París | Etiquetado , | Deja un comentario

Un día libre en París

Esta semana me otorgué un día de libertad en la capital.

Me marché de casa temprano, rumbo a la iglesia Saint-Ambroise. En el bulevar Magenta, noté que había mucha gente caminando y pensé que era uno de los cambios provocados por la pandemia para evitar el contagio.

Pronto giré a la izquierda para pasar por la calle de Lancry hasta el canal Saint-Martin, pero a estas horas no tenía mucha vidilla. Tampoco había mucha gente en las orillas del canal, pero ya se notaba mucho tráfico automóvil.

Di la vuelta al hospital Bichat para llegar a la avenida Parmentier. Por suerte las tiendas de ropa todavía estaban cerradas, así que no tuve que hacer muchos esfuerzos para resistir a las tentaciones. En esta zona, padres y madres estaban llevando a sus niños a la escuela y aprovechaban el momento para charlar con sus vecinos.

Al lado del jardín Maurice Gardette, varias personas empezaban el nuevo día, compartiendo un café con amigos, pero ya no tenía bastante tiempo para sentarme un rato.

Al salir de la primera cita de la jornada, caminé rumbo al norte para arreglar varios detalles domésticos, pero mi autobús de siempre no iba hacia el fin de línea por causa de un incendio, así que no hubo más remedio que seguir caminando.

Luego tuve que marcharme volando rumbo a la plaza Daumesnil en donde me esperaba una amiga para almorzar y saborear un helado en la tienda de Raimo.

En el restaurante, ya no te dan el menú, tienes que escanear un código QR con tu móvil y si escogiste la herramienta adecuada, el menú aparece en tu teléfono… Por suerte, el camarero todavía es capaz de enunciar la lista de platos disponibles…

En la tienda de Raimo, escogí tres sabores (rosa, lichi y frambuesa), todos muy ricos… y pudimos sentarnos en la terraza de la heladería para saborearlos.

Luego caminamos rumbo a la estación de Lyon de donde salía el tren de mi amiga.

Yo seguí la caminata del día rumbo a la plaza de la Bastille, pero hice un desvió por la calle Ledru Rollin. En esta calle, ya no existen algunas tiendas de muebles y decoración que me interesaban, pero todavía quedan algunos escaparates en donde puedes pillar ideas.

Después de saludar al genio de la columna, pasé por la plaza de los Vosges, en donde los árboles se desarrollaron bien y ahora tapan una parte de los edificios. Luego pasé por un pequeño jardín descubierto años atrás y cuya entrada se halla en la curva de la calle Villehardouin.

Escondido en medio de una manzana, este pequeño jardín proporciona un espacio muy agradable para olvidar un poco el ruido de la gran ciudad. Además, tiene una bonita colección de rosas, algunos bancos y varias zonas de césped en donde instalarse.

Luego me paré en algunas tiendas, y seguí de nuevo rumbo al norte para volver a casa.

Publicado en París | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario