¿Cerrado por causa de puente alargado?

Son muchos los parisinos que aprovecharon los días festivos de la semana para disfrutar de un fin de semana alargado. Algunos comerciantes siguieron el programa de sus clientes e incluso encontré un cartelito diciendo: “Ya que todos se van, nosotros también tomamos unos días”.

Yo aproveché estos días de libertad para seguir explorando el distrito XV.

Y para empezar pasé al pie de los bloques que bordean el lado sur del parque Georges Brassens. Estos edificios cuentan una quincena de plantas y para el peatón resultan bastante aplastantes. Y los pequeños jardines que se hallan al sur de las construcciones no son suficientes para compensar esta sensación.

Por suerte, el paseo instalado en une antigua vía de ferrocarril pasa al norte del edifico, y la pintura que adorna la fachada Oeste me pareció muy interesante.

Las sensaciones son muy diferentes al acercarse de la puerta de Versalles y del centro de exposiciones, sobre todo cuando llega la temporada de la feria de París con sus visitantes de todos orígenes. Y la gente parecía muy alegre de visitar este espacio comercial gigante.

Yo preferí seguir explorando las zonas comunicadas por la calle de Vaugirard y visitar el jardín del hospital local. Ubicado en medio de una manzana, el jardín está a salvo de las molestias del tráfico automóvil. Cuenta con muchos árboles que proporcionan una sensación de frescura muy agradable cuando el sol pica demasiado.

Confieso que allí fue donde me instalé para comer mi bocadillo.

Luego pasé por varias calles residenciales comunes antes de llegar a la calle del comercio. Pero eso será otra historia…

Publicado en París | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Como cambia la ciudad…

Este siglo tenía dos años cuando pasé por primera vez por la calle de Castagnary.

Ese día me asombró el faro coronado por la bandera de Bretaña y aunque no me gusten los productos del mar, visité el mercado que se hallaba en este lugar.

Los años pasaron y el mercado dejó de ser un sitio pintoresco para transformarse en una construcción con amianto, encima de tanques de fuel de volúmenes importantes, relativamente peligrosos en un entorno residencial.

El mercado y las pescaderías cerraron, pero varios años fueron necesarios para imaginar un proyecto aceptable, particularmente porque la compañía de calefacción urbana seguía utilizando los tanques.

Algunos alternativos imaginaron un proyecto con una finca urbana vertical, un mercado cubierto y jardines compartidos. Pero el municipio de París prefirió construir una residencia social de unos 250 estudios para estudiantes, trabajadores migrantes y jóvenes trabajadores.

Veintidós años después de mi primera visita, me dejé atrapar por la curiosa fachada de la parte sur de esta construcción nueva. Su forma me recordó el faro y así fue como me enteré de esta evolución.

En la planta baja ya no se vende pescado. El local alberga una estructura alternativa dirigida por el Ejército de Salvación que propone productos de segunda mano y talleres de reciclaje.

Esta evolución me pareció muy pertinente porque son muchos los jóvenes trabajadores o estudiantes que tienen la vida muy difícil.

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario

Un callejón pintoresco

Unos días atrás, al pasar por la avenida del Maine, había notado la entrada de un callejón pintoresco, pero no tenía bastante tiempo para desviarme y explorarlo. Entonces volví a esta zona y lo primero que hice fue explorar el pequeño “Camino de Montparnasse” que ahora se llama “Villa Marie Vassilieff”.

Este callejón sin salida no llega a ochenta metros de largo, pero su aspecto convoca los fantasmas de todos los artistas de la zona de Montparnasse.

Inicialmente, comunicaba una treintena de talleres construidos con materiales de reciclaje, a principios del siglo XX, para artistas y artesanos pobres.

Marie Vassilieff es una artista que se instaló en este recinto en 1912 y el año siguiente creó su propia academia. Este sitio pronto se transformó en un lugar de encuentro para los vanguardistas de esta época. Y cuando organizó una cantina de los artistas en donde proponía comidas muy baratas durante la primera guerra mundial, muchos jóvenes artistas sin dinero pasaron por esta zona.

Y el callejón siguió albergando artistas, artesanos, arquitectos. Entre sus habitantes, un artesano fontanero compró los talleres, uno tras otro, y llegó a ser propietario de la parcela completa. Su hija peleó contra los promotores para preservar el sitio, pero en 1992 fue cuando el municipio de París pudo comprar este recinto a los herederos del fontanero, con la idea de construir una residencia de artistas.

Por suerte, los habitantes del callejón consiguieron que el valor artístico e histórico de este sitio sea reconocido y preservado.

Unos años atrás, el callejón albergó un “museo de Montparnasse”, pero esta aventura se acabó en 2020. Ahora una asociación especializada en las mujeres artistas propone una biblioteca y acontecimientos conformes con su proyecto.

Yo me quedé bastante tiempo para husmear las ondas positivas de este sitio antes de seguir explorando el distrito XV.

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario

El museo Bourdelle

El recorrido de la semana empezó al salir de la estación de metro Falguière y pronto me llevó a este edificio de ladrillos rojos que alberga el museo Bourdelle.

Desde la calle, la primera cosa que me llamó la atención fue este pequeño jardín en donde se ven varias estatuas, dominadas por un caballo monumental.

Pronto encontré la entrada el museo y, después de enseñar el contenido de mi bolso, pude acceder gratuitamente a las colecciones permanentes.

Para empezar, pasé por el jardín del caballo en donde varias personas estaban sentadas, dibujando una estatua o una parte del jardín. Algunos ya tenían un buen nivel técnico, otros estaban practicando e incluso noté la presencia de una persona regalando consejos a los dibujantes.

Luego seguí atravesando este jardín y me dejé atrapar por la belleza de una estatua, presentada en un patio rodeado de talleres de artistas.

En las salas de la planta baja presentan varias obras de Bourdelle y también versiones sucesivas de algunas obras. La posibilidad de contemplar estas progresiones me pareció muy interesante.

También hay una sala explicando los aspectos técnicos de la escultura y otra que presenta algunos de los artistas que trabajaron en este conjunto de talleres.

Luego, a pesar de la lluvia, exploré una parte exterior ajardinada y relativamente estrecha. Allí se ve otra manera de presentar las obras y me encantó este corte paseo.

Al salir del museo, pasé por la galería Vaugirard.

Este espacio es una vía de circulación peatonal que atraviesa una manzana de altos edificios residenciales. Como en todas las zonas de este tipo, las tiendas se marcharon una tras otra y sólo queda un pequeño supermercado frecuentado principalmente por los habitantes de la manzana. Lo bueno es que pude comprar el paraguas que necesitaba para enfrentar la lluvia y seguir explorando el distrito XV.

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cerca de la frontera del distrito XV

El paseo del día empezó al salir de la estación de metro Sèvres-Lecourbe. A partir de este punto caminé rumbo a la avenida de Breteuil y me paré un rato en la plaza homónima para contemplar la cúpula dorada de la iglesia de los Inválidos.

A mano izquierda, la avenida de Saxe me regaló una perspectiva interesante hacia la torre Eiffel. Pero no me dejé distraer y empecé a recorrer metódicamente un conjunto de calles limitado por las avenidas de Breteuil y de Suffren.

La arquitectura de los edificios de esta zona es muy homogénea, con una mayoría de edificios haussmanianos. Pero destaca por la presencia de una pequeña plaza, con una construcción central que se parece a un monumento, aunque sea una fuente. La construcción celebra a cuatro personas, pero lo que más me llamó la atención fue la yuxtaposición de la pintora Rosa Bonheur y del fundador de la institución para niños ciegos Valentin Haüy.

Esta zona no tiene muchos comercios, pero cuenta con varias organizaciones para niños. Imagino que será esencialmente residencial y los habitantes encontraran todo lo necesario a dos cuadras de su casa.

Al salir de este barrio tranquilo, seguí por la calle Lecourbe que es uno de los ejes comerciales del distrito XV. Pero no me interesé à las tienda. Preferí pasar por la calle Blomet y entrar en su pequeño jardín.

Meses atrás, cuando pasé por este lugar, estaban reformando el jardín y no pude adivinar si habían conservado la escultura de Miro que tanto me gusta. Esta semana, el jardín estaba abierto y pude saludar al Pájaro lunar.

El resto de mi recorrido me dio la oportunidad de constatar que en esta zona también están reformando construcciones del siglo XX y densificando la urbanización.

Me escapé corriendo rumbo al Norte.

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario