Un rayo de sol

La nueva manifestación parisina salió de la plaza de Italia. Cada sindicato se apoderó de una avenida para reunir a sus afiliados y la preparación del cortejo resultó mucho menos agobiante que la pasada semana.

En mi instituto de siempre, teníamos una pancarta y pudimos reunirnos muy fácilmente. Si contamos una treintena de colegas en el cortejo el 19 de enero, el pasado martes llegamos a una centena de participantes, lo cual representa una marca absoluta para nuestra venerable institución. Además, algunos colegas prepararon carteles más modestos, así como una caricatura de Macron y eso reforzó nuestra visibilidad.

Arrancamos a las 16 de la tarde y mis colegas llegaron al final del recorrido sobre las 19. Yo abandoné el cortejo al llegar al pie de la torre Montparnasse y seguí rumbo al Norte para volver a casa caminando.

Si la jefatura de policía consideró que la participación parisina fue comparable a la del 19 de enero, reconocieron que en muchas ciudades pequeñas de provincia, el número de manifestante había aumentado de 50%…

Ayer tocaba quedar con un viejo amigo y probamos el restaurante instalado en una antigua estación del ferrocarril que daba la vuelta de París. Fue une buena sorpresa. La sala alta de techo y las grandes ventanas dan una agradable sensación de espacio y el contenido de los platos es muy correcto.

Luego entablamos un paseo digestivo, caminando rumbo al Sena y visitando de paso varias iglesias que no recordábamos. Entramos en el convento de San Francisco, visitamos la iglesia San Dominique, pero lo que más apreciamos fue contemplar tranquilamente los vitrales de la iglesia San Severino.

Hoy tuvimos una tarde soleada, con mucha gente paseando por las calles céntricas y disfrutando el sol casi primaveral. Yo necesito descansar porque tenemos nuevas sesiones de protesta dentro de pocos días.

Publicado en París | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Entre dos huelgas…

Seguimos trastornados por el proyecto de reforma de las pensiones de jubilación.

Algunos constatan que tendrán que trabajar dos años más, otros no saben como conseguir los trimestres necesarios para llegar a una pensión completa y unos escasos privilegiados contemplan la posibilidad de escapar a la reforma, jubilándose ahora mismo, con descuento, pero sin años extras.

Por otra parte, algunos enumeran todos los servicios que los “jóvenes jubilados” regalan a sus familiares y calculan la cantidad de dinero necesaria para compensar estas horas gratuitas…

Total, son cada día más numerosas las personas que se oponen al proyecto de reforma por sus numerosos impactos negativos y los sindicatos ya convocaron otro día de huelga el próximo martes.

En medio de este caos y con temperaturas rondando cinco grados, me costó alcanzar mi cuota cotidiana de pasos y seguir contemplando la gran ciudad.

Preferí invernar con las gatas…

Publicado en París | Etiquetado , | Deja un comentario

Primera huelga del 2023

Esta semana tocaba declararse en huelga y participar a la manifestación parisina para protestar contra el proyecto de reforma del sistema de jubilación.

El gobierno quiere aplazar la edad legal para jubilarse de dos años y, al mismo tiempo, pretende acelerar el ritmo de la reforma de 2014 que aumenta la cantidad de trimestres necesarios para tener una pensión completa. Y como si fuera poco, proponen estos cambios cuando el sistema es excedentario…

En Francia, entre las personas que se jubilan, solo una de cada tres seguía trabajando. Las otras estaban desempleadas, con o sin subsidios. Entonces esperar algunos trimestres extras antes de poder beneficiar de una pensión de jubilación es un auténtico castigo.

Además, para muchas personas, la cantidad de trimestres necesarios para tener una pensión completa (entre 168 y 172 trimestres) es básicamente inalcanzable. Y eso significa una reducción de la pensión de 1,25% por trimestre faltante.

Total, 70% de los franceses se oponen a estos cambios, y muchos lo demostraron participando a una de las numerosas manifestaciones organizadas el 19 de enero.

Yo formé parte de los huelguistas y caminé con uno de mis vecinos rumbo a la plaza de la República, punto de salida de la marcha.

Cuando llegamos a la plaza por la avenida Magenta, ya había mucha gente, pero pasando por calles periféricas, pudimos llegar al bulevar del Templo, punto de encuentro con mis colegas.

Luego pude ubicar le balón de nuestro departamento y acercarme un poco a la plaza, pero tuve que quedarme a unos treinta metros de mis colegas porque había tanta gente que no se podía avanzar.

El cortejo arrancó sobre las 15, pero tuve que esperar una hora más para poder llegar al pie del balón y encontrar mis colegas.

Tardamos casi dos horas para recorrer los mil quinientos metros que separan la plaza de la República de la plaza de la Bastille. Y si ya participé a varias protestas, nunca constaté una densidad de un manifestante por metro cuadrado.

Confieso que no seguí hacia la plaza de la Nación, pero al escuchar las noticias, cuando anunciaron que la policía había contado 80000 manifestantes en París, pensé que necesitaran gafas nuevas.

Publicado en París | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Retomando el ritmo parisino

Se acabaron las vacaciones y con gusto volví a la gran ciudad. Nada más llegar a casa, hice varias vueltas dentro de mi barrio para hacer las imprescindibles compras alimentarias y constaté de paso que en varios sitios ya estaban preparando la temporada de las rebajas.

Al día siguiente volví a mi instituto de siempre en donde las pocas personas presentes andaban muy preocupadas por el proyecto del gobierno acerca de las reglas de jubilación y bastante inquietas por las facturas de energía.

Total, la apertura de las rebajas no provocó mucho entusiasmo.

Yo no hice nuevas exploraciones y por la lluvia y los días cortos, hasta me costó volver a casa caminando. Pero ayer empecé a recuperar el ritmo parisino.

Por la mañana, hice una larga caminata rumbo al ayuntamiento de París y constaté que, en este barrio central, ya estaban preparando el nuevo año chino. No había mucha gente así que pude acabar rápidamente con mis compras.

Por la tarde, otra caminata con una amiga me llevó cerca de la plaza de la Bastille en donde nos refugiamos en un café para librarnos de la lluvia. Visitamos varias tiendas sin encontrar lo que buscaba mi amiga.

Hoy, día de frio y sol, tenía cita con una argentina cerca de la puerta de Clignancourt para visitar el mercado de las Pulgas.

En el mercado Biron, se extiende la zona dedicada al arte contemporáneo. En las calle des Rosiers, derribaron un antiguo taller para construir edificios de viviendas en su importante parcela. También derribaron casetas cerca del mercado Malik y se supone que pronto van a construir nuevos edificios.

Al final del recorrido por los diferentes mercados, un autobús nos llevó directamente a Châtelet y caminamos rumbo a la impresionante zona de obras de restauración de Notre Dame. Se notan progresos, pero todavía quedan muchas cosas por hacer.

Luego pasamos por la iglesia San Severino para ver sus vitrales modernos y su pilar espiralado y la dejé al lado de la fuente San Miguel para que pueda explorar el barrio latino tranquilamente.

Al atardecer visité el mercadillo de antigüedades instalado en la tranquila avenida Trudaine y no compré nada.

Finalmente, fue una buena semana…

Publicado en París | Etiquetado , | Deja un comentario

Primera caminata del año

Para bien empezar el año quise cumplir el compromiso que tenía con una ex – colega y visitar su nueva instalación cerca de Nantes. Desde mi casa de campo, tenía varias posibilidades para viajar hacia Nantes, pero no pude resistir a las ganas de pasar unas horas en París.

Por suerte, el tren de la mañana fue puntual y eso me dejó un par de horas para caminar por la ciudad.

Si excepto el parce de Bercy, el barrio que rodea la estación de Bercy no tiene mucho encanto: ministerio de economía y finanzas, oficinas de todas clases, palacio polideportivo… pronto crucé el Sena para pasar por sitios más agradables rumbo al bulevar Saint-Marcel.

Entresemana, caminar por los bulevares que separan el distrito V de los distritos XIII y XIV es muy agradable porque son amplios, con calles secundarias arboladas y poco tráfico automóvil. Al mirar las tiendas y los productos que proponen, se nota que los habitantes tienen un poder adquisitivo relativamente alto. Desgraciadamente, la tienda del pastelero que quería visitar estaba cerrada así que seguí rumbo al Oeste.

Al llegar a la estación Port Royal, me desvié para contemplar la fuente del Observatorio.

Luego pasé por varias calles al azar, pero no tenía bastante tiempo para perderme tranquilamente por el distrito VI.

Preferí seguir rumbo a la estación Montparnasse. Mientras esperaba el segundo tren del día, visité varios niveles de la estación, mirando de paso las diferentes tiendas instaladas en estos espacios. Constaté que Hermé y Ladurée tenían casetas para vender sus macarrones, pero resistí a las tentaciones.

Por ser el último día de las vacaciones escolares, había muchísima gente en la estación y el ambiente me pareció algo agobiante. Por suerte, el segundo tren también fue puntual y pude escaparme rápidamente.

Pensaba hacer otra caminata en medio de mi viaje de vuelta, pero el viento, el frio y la lluvia me quitaron las ganas…

Mañana se acaban mis vacaciones y tendré otras oportunidades.

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario