El jardín de los Grandes molinos

Tras varias visitas por la zona que se halla entre los bulevares exteriores y la Gran biblioteca, quise descubrir sus partes ajardinadas y el único sitio que encontré es el jardín de los Grandes molinos – Abbé Pierre.

Este jardín cuenta con tres partes distintas que se estiran entre la avenida de Francia y la calle Marguerite Duras.

Cerca de la gran avenida, una parcela de unos dos miles metros cuadrados alberga una cancha de baloncesto, mesas de ping-pong y un césped. Lo más interesante de esta parte es el camino arbolado que proporciona sombra y algo de fresco, sobre todo cuando la temperatura supera los treinta grados.

Entre la calle Thomas Mann y la calle Goscinny, otra parcela de mismo tamaño proporciona una zona de juegos para los niños y varios emparrados. Pero como se halla al pie de tres edificios de nueve plantas o más, se ve más como un pasillo entre dos calles que como un verdadero jardín público.

La tercera parte bordea la calle Marguerite Duras y es indudablemente la más interesante. Cuenta con casi ocho miles metros cuadrados y en su parte Norte varias terrazas curvas, cubiertas de césped y bordeadas de árboles, suavizan los cinco metros de desnivel entre la avenida de Francia y la parte inferior.

La parte Sur tiene un diseño más geométrico con ejes perpendiculares, caminos sinuosos y dos plataformas de madera para sestear o juntarse con unos amigos. En esta parte también hay estanques con plantas acuáticas y acequias, alimentados por las aguas de lluvia recogidas en los edificios que rodean el jardín. Pero en estos tiempos de canícula, casi no tienen agua.

Los diseñadores de este jardín instalaron una pasarela que permite franquear el jardín y su desnivel, incluso cuando está cerrado. Desgraciadamente el ascensor que lleva a la parte superior de la pasarela ya no funciona…

Si este conjunto de jardines me pareció bastante interesante, comparé las 1,23 hectáreas de su superficie con las 22,7 hectáreas de la zona y el ratio me pareció espantoso. Y más aun teniendo en cuenta la presencia de una universidad en esta urbanización.

Pero dudo que la proporción de jardines aumente mucho en los años que vienen a pesar de todo lo que cuentan los elegidos de París…

Publicado en París | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Al sureste de la Gran biblioteca (2)

Tras una primera visita de la zona que se halla entre los bulevares exteriores y la Gran biblioteca, quise seguir la exploración de esta (relativamente) nueva urbanización.

Ese día recorrí casi todas las calles perpendiculares al rio Sena y la primera cosa que me llamó la atención fue la casi ausencia de comercios de proximidad.  Si previeron espacios dedicados al comercio al pie de varios edificios, son muchos los que no tienen actividad o que ya fueron abandonados.

Más adelante, recorrí la explanada Pierre Vidal-Naquet que proporciona una agradable transición entre los altos edificios del vecindario y el Sena. Desgraciadamente, los locales que ocupan el pie de los edificios no me parecieron muy acogedores. En cuanto a la escultura de Nancy Rubins, desaparece un poco en medio de los follajes, así que tendré que volver allí en invierno para contemplarla. Pero pude admirar una magnífica fuente Wallace de color amarillo.

Luego pasé por varias calles relativamente aburridas antes de entrar en la calle René Goscinny

Este señor fue un famoso guionista de comics y asociado con el dibujante Albert Uderzo, crearon el personaje de Astérix el Galo. Y nada más entrar en la calle que le dedicó la ciudad de París, se ve un primer bocadillo extraído de esta serie de comics. Luego se ven otros bocadillos en la acera y el preámbulo común a todas las historias aparece en una de las placas de esta calle.

En esta misma calle, también encontré una oficina de arquitectura presentando varias esculturas muy interesantes en su escaparate.

Al llegar a la siguiente calle, constaté que Goscinny fue instalado entre Thomas Mann y Primo Levi… y este contraste singular me llevó a interesarme a las personas cuyos nombres fueron atribuidos a las calles de este barrio.

Quince odónimos, seis de mujeres, nueve de hombres… Entre las mujeres: una maestra feminista y sindicalista, una pediatra sicoanalista, la ginecóloga que fundó la Planificación familiar, una matemática y dos escritoras. Entre los hombres: un músico, un violoncelista, un historiador, un sociólogo y cinco autores, entre los cuales Goscinny y el autor de “las relaciones peligrosas”…

Los contrastes de esta ciudad no dejan de divertirme…

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario

Al sureste de la gran biblioteca

Sigo explorando el distrito XIII y ese día quise descubrir la zona que se halla entre los bulevares exteriores y la Gran biblioteca, pasando por una calle paralela a la avenida de Francia.

En esta parte del distrito XIII, lo primero que se ve es una sucesión de edificios que albergan una parte de la universidad Paris VII, una escuela de arquitectura, otra de arquitectura y un instituto de administración de las empresas. También quedan algunas grúas porque todavía no construyeron todos los edificios de plan de ordenación concertada.

Más adelante se ven edificios de oficinas y otros de viviendas, con el imprescindible supermercado, algunos restaurantes y una librería. Y toca mencionar la presencia de unos desgraciados árboles, conformes con el programa de lucha de cambio climático, pero encarcelados en medio del asfalto y padeciendo de la canícula.

Al salir de esta larga calle, me acerqué del rio Sena, para recorrer las calles que se hallan en la parte baja de esta zona. Descubrí un conjunto de edificios que albergan empresas innovadoras en el sector de las biotecnologías. Bautizaron el conjunto “Biopark” y el centro de la manzana “Jardín del Biopark”.

Este jardín es un espacio sin asfalto en donde plantaron 32 árboles, rodeado de edificios cuyas fachadas sirven de soporte para varias plantas trepadoras y que sirve esencialmente de pasaje entre dos calles.

Yo tenía otra idea de lo que es un jardín, pero admito que cuando hace mucho calor, la sombra de estos árboles es bastante agradable.

Al salir de este sitio, encontré una bonita escultura mural.

No sé si se trata de una rata o de un hurón, pero encontrar este animal en frente del Biopark me pareció muy gracioso.

Luego llegué a otra zona de obras y no pude llegar a la orilla del Sena. Así que preferí seguir en metro y aplazar las demás exploraciones.

Publicado en París | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Fiesta nacional

El 14 de Julio, se celebra la Toma de la Bastilla. Si ya no existe la fortaleza, el genio de la libertad sigue bailando encima de su columna.

Los barcos del puerto despertaron mis ansias de vacaciones y aproveché el largo puente para pasar unos días lejos de París.

¡Hasta pronto!

Publicado en Fuera | Etiquetado , | Deja un comentario

La locomotora

Entre las personas que conozco cuento con una proporción importante de enamorados de la Ciudad de las luces. Eso resulta muy positivo cuando se trata de participar a un largo recorrido o de visitar unas partes todavía mal conocidas de la capital.

El otro día, uno de estos conocidos publicó la foto de una locomotora y precisó su ubicación.

Eso picó mi curiosidad porque nunca había notado este detalle que se halla en una calle por donde suelo pasar con frecuencia.

Total, al salir de la oficina, recorrí la calle de Avron, a partir de la puerta de Montreuil, rumbo al Oeste, en busca de la locomotora.

La encontré encima de la puerta del número 117 de la calle de Avron.

Esta ubicación no me asombró porque el edificio se halla justo al lado del puente por donde pasaban los trenes de la antigua línea que daba la vuelta de París. Años atrás albergaba un hotel que se llamaba “El gran hotel del ferrocarril”. Ahora alberga comercios y viviendas, pero conservaron el bajorrelieve de otros tiempos.

Entrando en la pequeña calle Ferdinand Gambon, también se ve el edificio que albergaba la antigua estación de esta zona. De momento permanece cerrado, pero últimamente la sociedad de ferrocarriles publicó una llamada a proyecto para “acoger actividades innovadoras y experimentar nuevos usos urbanos” en este espacio, a partir de Enero de 2023.

El pasado verano, ya habían organizado un espacio efímero de ocio cerca de la puerta de Vincennes. Unas semanas atrás, noté otras instalaciones efímeras cerca de la puerta de Charenton. Quizás tengamos una instalación en esta zona el año que viene…

Lo cierto es que en varias partes de París se ven zonas de ferrocarriles que no sirven y la manera de usarlas provoca muchos debates… Yo sólo espero que dejen de densificar las partes construidas de París y que aparezcan nuevos espacios ajardinados.

De momento anuncian días de mucho calor y pasaré unos días en el campo.

¡Hasta pronto!

Publicado en París | Etiquetado , , | Deja un comentario