Segunda semana de confinamiento paradójico

Esta nueva semana coincidió con el principio de las vacaciones escolares. Entre mis colegas, varias personas pidieron unos días para cuidar a sus niños. Otros solicitaron a su familia.

En mi pequeño pueblo de Borgoña, me encontré con varias parejas de ancianos, reclutados por sus niños para cumplir con su papel de abuelos, y algo despistados por la agitación que causa la nueva generación en su rutina cotidiana, pero globalmente felices de compartir estos momentos.

Yo pedí dos días para mejorar la instalación de mi pequeña casa de Borgoña y probar un andamio artesanal en el hueco de la escalera… Las obras progresan lentamente, pero algo es algo.

Ya llevo un mes lejos de París entre teletrabajo y caminatas por los campos. Cómo la librería local tiene esencialmente los libros del momento, tuve que pedir los que me interesan y no llegaron a la fecha anunciada. Mientras tanto, hago muchos progresos con los sitios de diseño de ordenación en línea.

Creo que necesito pasar un momento en la ciudad de las luces, pero de momento no se cómo justificar el viaje.

¡Continuará!

Publicado en Fuera | Etiquetado , | Deja un comentario

Primera semana de confinamiento paradójico

Ya empezaron las cuatro semanas de confinamiento con restricciones de desplazamiento a diez kilómetros sin justificación y a treinta con certificado.

Desde mi pequeño pueblo de Borgoña, eso no cambia muchas cosas a mi rutina cotidiana, pero confieso que me fastidia este toque de queda a las 19, que impide cualquier paseo digestivo después de la cena.

Otro cantar será para algunas colegas que todavía no saben cómo enfrentar la pesadilla de las clases desde casa para los niños y tienen que planear alguna solución para las vacaciones de la primavera. Y en nuestra última reunión informal, se notaba bajones de ánimo.

Yo aproveché un día de vacaciones para viajar con unos amigos hasta la capital del departamento y visitar una tienda de vegetales, pero ya tengo bastante planta en mi pequeño jardín.

Dediqué una gran parte de este fin de semana a arreglar detalles en mi casa de campo: tener espacio pone la situación mucho más aguantable…

¡Hasta pronto!

Publicado en Fuera | Etiquetado , | Deja un comentario

Los anuncios de semana santa

A pesar de la extensión del confinamiento paradójico, el virus siguió progresando por todas partes…

Entonces los cerebros que gobiernan Francia explicaron que era preciso cerrar las escuelas para evitar que los alumnos compartan sus virus y los regalen a sus familiares. Y para que la medida sea aplicada, anunciaron que se adelantarían las fechas de las vacaciones de primavera.

El jueves por la noche, el presidente en persona anunció que la gente podría juntarse con su familia para la fiesta de Pascua, pero a partir del sábado por la noche, tendría que quedarse en el lugar elegido para el confinamiento. Y para los que tendrían que viajar el domingo o el lunes, las autoridades se portarían con indulgencia.

Entonces tenemos otra vez una serie de instrucciones contradictorias y finalmente, cada uno hace lo que le da la gana.

Personalmente seguiré aprovechando la posibilidad de teletrabajar para quedarme en mi pequeño pueblo de Borgoña y recorrer los caminos del vecindario, contemplando los panoramas que regala esta zona.

¡Hasta pronto!

Publicado en Fuera | Etiquetado , | Deja un comentario

Extensión del confinamiento paradójico

Desde mi pequeño pueblo de Borgoña, confieso que el cambio de hora de toque de queda me encantó: pude combinar las horas de teletrabajo con varias sesiones de marcha y conseguir un nuevo equilibrio.

Desgraciadamente, mientras los habitantes de dieciséis departamentos descubren los encantos del confinamiento exterior, el virus sigue viajando y contaminando a mucha gente. Llegó hasta el departamento en donde se halla mi casa de campo y el gobierno añadió esta zona a la lista de los territorios que tienen que practicar el confinamiento exterior.

Me asombró esta noticia, pero mi panadera preferida me explicó que se trata de la variante inglesa y que circula muy rápidamente entre los estudiantes de secundaria.

El desarrollo de la pandemia fue suficiente para que un equipo de una gran cadena de televisión nacional hasta este pequeño pueblo para cuestionar a algunos comerciantes y al alcalde.

Yo no veo a mucha gente así que los riesgos de contaminación son bastante limitados. Pero como muchos, tengo la sensación rara de volver un año atrás.

Sé que no hay más remedios que aislarse varias semanas y mientras tanto sigo recorriendo los caminos que rodean el pueblo.

¡Hasta pronto!

Publicado en Fuera | Etiquetado , | Deja un comentario

Un confinamiento paradójico

Esta semana tocaba pasar dos días en París. Tren del anochecer con poca gente, metro casi desierto… volver a casa resultó muy tranquilo, y con gusto llegué a mi refugio parisino.

El día siguiente, mi autobús de siempre me dejó delante del instituto.

Últimamente, pidieron que los empleados vinieran a la oficina de vez en cuando, para no perder el contacto con los colegas y con el instituto. Total, a lo largo de mis dos días de presencia, pude encontrarme con varios colegas que no había visto desde varias semanas.

Globalmente, toda esta gente vive la situación sanitaria y las obligaciones asociadas con pragmatismo: si fastidia la imposibilidad de hacer proyectos, bien saben que se benefician de una estabilidad profesional envidiable. Así que, al acabar el largo intercambio de noticias, pronto surgió la pregunta esencial del momento: ¿Cuándo tendremos que confinarnos de nuevo y cuánto tiempo durará esta nueva sesión de encierro?

Al anochecer, volví a casa caminando, parándome de paso en algunas tiendas, y constaté como en otras ocasiones que mucha gente no cumple con el toque de queda. Todavía se ven personas que se juntan delante de los bares cerrados, otras que se reúnen delante de las escuelas, y se nota en cada esquina las ansias de contacto.

Yo me marché de París el jueves por la noche y me enteré de las nuevas medidas mientras viajaba en un tren casi desierto.

Para empezar, anunciaron que la hora del toque de queda pasaría de las 18 a las 19 para todos.

Luego precisaron que los habitantes de la región parisina tendrían que quedarse a menos de 10 kilómetros de su casa y que no podrían viajar hacia otra región.  

El viernes por la noche anunciaron que muchos parisinos se marchaban de la región capital, provocando 400 kilómetros de atasco y saturando los trenes.

Comentando las nuevas noticas con unos familiares, constatamos que las autoridades recomiendan que los parisinos pasen mucho tiempo fuera de casa, lo cual constituye una forma algo paradójica de confinamiento exterior.

Aunque esta nueva forma de confinamiento resulte más leve que la de 2020, prefiero pasar estas semanas en mi pequeño pueblo de Borgoña y recorrer caminos sin contaminación mientras podemos hacerlo. 

Publicado en Fuera, París | Etiquetado , | Deja un comentario