Las aceras de París

A lo largo de mis recorridos parisinos, nunca me había fijado en las aceras de París.

Todo cambió cuando una amiga mía tuvo un grave accidente y necesitó temporalmente una silla de ruedas para desplazarse. La llevé varias veces a pasear y las aceras parisinas empezaron a interesarme.

Primero notas que son muchas las aceras estrechas que apenas permiten el paso de la silla de ruedas.
Luego notas la sútil inclinación que lleva la silla hacia la calzada.
Pasas varios ratos repasando todas las palabrotas de tu repertorio porque algunos aparcamientos descarados no te dejan espacio para cruzar las calles…

Al final descubres que las aceras de París no son tan acogedoras.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las aceras de París

  1. Jose dijo:

    Hola

    Pues será problema mío, pero permanentemente me los devuelve. Así que te lo digo desde aquí: ¡gracias por el consejo que me diste!

    Un beso

    José Luis

  2. caol dijo:

    lo del correo será problema tuyo : acabo de probar y funciona perfectamente
    Un saludo

  3. Jose dijo:

    Las ciudades no están pensadas para las personas con algún tipo de dificultad para moverse; quizás Barcelona, aquí en España, se salva en parte. Pero no: yo también tomé conciencia de ello cuando tuve niños y comencé a utilizar carrito. ¡El horror!

    Aprovecho para decirte que tu correo no me funciona (caol@ciudadluz.net), no sé si es problema mío o tuyo…

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *