El balance del 2008

Tras celebrar Navidad y antes de preparar Nochevieja toca hacer el balance del 2008.

El año pasado, a modo de juego, enumeré buenas intenciones para el 2008. Entonces es fácil conseguir un primer balance tachando todo lo que cumplí y examinando los motivos que me llevaron a olvidar otras cosas. Pero eso llevaría a pasar por alto otros elementos que no formaban parte de la lista inicial y que, a pesar de todo, contribuyeron a darle un color especial al 2008.

Entre estos elementos destaco los encuentros con visitantes de todas partes y los momentos de pura fantasía que surgieron al azar.

El 2008 me regaló un montón de descubrimientos y, mejor todavía, me llevó a alargar considerablemente la lista de las exploraciones por venir.

También me llevó su cuenta de pesadillas pero las pruebas que no te matan te hacen más fuerte. Así que no es tan negativo.

Al final no sé si repetiré el juego de las buenas intenciones para el 2009.
¡Me otorgo una semana de reflexión!

Y mientras tanto: ¡FELICES FIESTAS A TODOS!

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a El balance del 2008

  1. Alqui dijo:

    Desde el silencio del backstage he ido siguiendo tus andaduras y comentarios, yo, que soy enamorada de Paris visitándola dos veces al año desde mi Pais Vasco querido.
    Por favor, incluye tus buenos comentarios y deseos para el año 2009. Sin ser el oráculo de Delfos, siempre aportas algo nuevo.
    Gracias.
    Alqui.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *