Apoderándose el hiper centro de París

Al volver de vacaciones no podía imaginar mejor manera de reencontrar París que lo que propuso la asociación de los Paris Greeters.

Como cualquier asociación, necesita no sólo reclutar a voluntarios sino también conservar a los que tiene ya. Y con este fin, nada mejor que la organización de acontecimientos festivos reuniendo a los socios.

Esta semana tocaba un picnic en el jardín que se estira entre el foro de Les Halles y la iglesia San Eustaquio.
A las 19h aparecieron los primeros voluntarios y la asamblea llegó poco a poco a una cincuentena de personas.
Los hombres tenían que llevar la parte salada de la comida y las mujeres los dulces…
Sobra decir que en el plan gastronómico, esta cena no permanecerá en las memorias. Pero los intercambios entre socios compensaron de sobra.

A las 20h30, el presidente nos reservaba una sorpresa. Había invitado a un grupo de músicos, los Bachiques Bouzouks, cuyo objetivo es tocar viejas canciones francesas para que la gente cante.
Entonces repartieron libretos con la letra de una centena de canciones y a cantar…

Confieso que de todas las canciones que propusieron, no conocía mucho más de la mitad. Pero el momento me gustó muchísimo.
Varios turistas extraviados se acercaron al grupo y fueron invitados a cantar con los demás.

Yo me escapé sobre las 22 mientras el grupo seguía cantando y mientras caminaba rumbo a casa pensé que esta noche, sí que cambiamos la imagen que los visitantes tienen de los parisinos.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *