Paseando por el distrito 3

Esta semana aproveché el puente del 14 de Julio para rehacer el juego de pista dedicado al distrito 3 con mi pandilla de siempre.

El caso es que este fantástico librito presenta algunos fallos y a veces resulta imposible llegar al cabo del camino. Eso me pasó cuando hice el juego del distrito 3 por primera vez pero tras visitar la web que proporciona las correcciones, entendí el porque: donde era preciso caminar rumbo al Este, la letra decía rumbo al Oeste. Total ese día perdí el Norte 🙂

Al caminar con mi pandilla descubrí cosas que no había notado en la primera sesión. Así entramos en la iglesia de Santa Elisabeth y pude descubrir su increible colección de relieves.
Exploré el callejón sin salida que se llama «cité du petit thouars» y constaté que ya alberga oficinas de diseñadores de todas clases.
En el jardín del Templo encontramos una asombrosa asamblea de viejos chinos invadiendo los bancos para parlotear.
Calle del Templo, varios patios picaron nuestra curiosidad…

Seguimos así casi hasta las 12 porque de repente surgió la idea de almorzar en el restaurante «chez marianne», en la antigua calle principal de la judería.
Y así es como, una vez más, perdimos el ritmo. Porque tras aprovechar la pequeña terraza para descubrir un surtido de preparaciones de la casa, a duras penas retomamos el camino y caímos en la trampa que nos reservaba el «Pain de Sucre»: unos helados con sabores muy llamativos.

El lujo en París es a veces tan sencillo como conseguir entrar en el patio de un museo para saborear su helado en un decorado renacimiento 🙂
Tras este intermedio y otra pausa en otra terraza, por fín pude dar abasto con este recorrido.

Acabamos el día visitando varias tiendas pero sin convicción.

Ayer fue otro cantar.
Me metí con una amiga en el recorrido de la super cazadora de ofertas en la última semana de rebajas y si quiero compensar todos los gastos absolutamente imprescindibles que hice, serán varios meses sin comprar el más mínimo trapo :-))))))))))
La buena noticia es que encontré una nueva cámara de fotos y segun parece, supera mis esperanzas. Ahora sólo falta seguir redactando…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *