Reposesionándose la ciudad…

Tras muchas horas de viaje, por fín llegué a mi querida ciudad.

En realidad, la sensación de vuelta empieza a una decena de kilómetros de la ciudad, cuando aumenta la densidad de coches en la autopista, y se concreta con el primer atasco.

¡Porte d’Orléans!
Esta entrada Sur de París sigue con su eterna maldición. Si ya se acabaron las obras del tranvía y los correspondientes atascazos, ahora vamos con las obras de extensión de la línea 4 del metro y seguimos con nueva variedad de atascos.
Ayer el periférico parecía paralizado así que recorrí los bulevares exteriores.
A pesar de estar conduciendo, no pude resistir a unas micro sesiones de contemplación, con la bendita ayuda de algunos semáforos requete oportunos 🙂
La larga cinta verde del tranvía resulta de verdad muy bonita y noté varios edificios que merecen una investigación extra. La luz me pareció muy bonita pero las gatas ya no podían aguantar más tiempo viajando…

Tras enfrentar las escaleras con las maletas y veinte kilos de cebollas, tocó la hora de devolver el coche.
Lleno de gasolina, primer contacto con los precios parisinos: 1€11 el litro de gasoil cuando queda bajo el euro en el sur de Francia…
Estación del Norte, los «incluidos» esperaban su tren de alta velocidad mientras en la puerta, los marginados mendigaban un cigarrillo.

El tiempo muy suave invitaba a volver caminando.
De paso, visité una de estas nuevas tiendas diseñadas para los solitarios con prisa: abre hasta las 24h y propone todo lo necesario para inventar una comida en un plis plas.
Al lado del metro Barbes, ya no estaban los vendedores callejeros de cigarillos pero se percibía otro tipo de comercio.
Ya llevaba demasiado horas de pie para seguir paseando.

La reposesión continuó hoy con la visita a mis comerciantes preferidos: la frutera ya me esperaba y el carnicero me habló con emoción del largo camino hasta su tierra de veraneo.

Mañana vuelvo a la oficina y podré repartir una parte de mi cosecha de cebollas.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reposesionándose la ciudad…

  1. caol dijo:

    Pues ayer me libré de la última entrega de cebollas. Pero no te preocupes, también guardé unas cuantas para mi uso personal 🙂

  2. Franjavi dijo:

    Feliz vuelta a lo cotidiano y a tu dedicacion sobre TU MISMA y TU PARIS, que tanto nos agrada.Solo un CONSEJO:NO REPARTAS TODAS TUS CEBOLLAS.La «cebolla» es como la vida misma.Tiene un «corazon blanco» o casi blanco,protegido por sus capas.Unas veces dulces,otras àcidas, otras agradables, como para una ensalada.Tu sabes que a veces nos hacen llorar.Guarda al menos una, que te darà suerte y te recordara la VIDA.Un beso, desde muy lejos,aunque no se todavia como eres.Algun dia……..!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *