París, Argelia, Francia

Esta semana el acontecimiento mayor ocurrió el miércoles, con los últimos partidos de calificación para el mundial de fútbol.

A las 19h tocaba Argelia contra Egipto.
Desde mi autobus noté en varios cafés todas las miradas clavadas en la televisión.
A las 19h45 pasé al lado de uno de estos cafés en donde la gente se había reunido para mirar el partido y como echaba un ojo para enterarme del resultado, uno de los espectadores me informó y me dijo que todavía le faltaban 40 minutos antes de poder respirar.

Volví a casa tranquilamente y mientras estaba trabajando sin radio ni tele, a las 20h30, por el concierto de bocinas en la calle, supe que Argelia había conseguido la calificación. Tras 24 años sin participar, el acontecimiento merecía alguna celebración.

21h: Mientras los argelinos seguían demostrando su alegría, el equipo de Francia empezaba el partido contra Irlanda.
22h38: Irlanda ya había abierto el marcador, Francia sufría con su equipo y el concierto de bocinas empezaba a cansarme. Así que cerré mis ventanas insonorizadas para respirar un rato.
23h15: Los argelinos seguían celebrando la calificación, Francia llevaba el marcador a 1-1 durante la primera prolongación y yo descubría con verguenza que había encerrado una de las gatas en el balcón.
23h40: Francia también conseguía la calificación y mientras iba a dormir pensé que franceses y argelinos podrían compartir la fiesta de calificación.

Al día siguiente entendí que estaba totalmente equivocada porque empezó el largo debate acerca del gol francés y de la mano de Thierry Henry.
Escuché algunas entrevistas que no tenían desperdicio pero la que más me interesó fue la del dirigente que atendía al grupo de los arbitros durante este partido.
Contaba el derrumbamiento del arbitro principal cuando se enteró de su error y confieso que por algunas experiencias antiguas de arbitraje, sentí cierta compasión por este sueco desdichado.

Hoy, tras varios días de debate, queda claro que Francia e Irlanda no disputarán un partido extra.
Sarkozy inventó una diversión con el traslado de Albert Camus al Panteón y la gripe aparece de nuevo en la portada de los diarios.
Mañana será otro día.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a París, Argelia, Francia

  1. los4fantasticos dijo:

    me desconcierta encontrar alguien que escriba tanto sobre una ciudad que no es la suya y ni una mencion sobre su lugar de nacimiento.no se cuanto tiempo llevas aquí, me gusta la pagina de ciudadluz, pero me desagrada tu postura , acaso vivir en parís te hace parisino? creo que no, de la misma manera que por ejemplo dejar perú no hace desaparecer tu nacionalidad, ,se reflejará siempre en tu cara.

  2. Iveth dijo:

    Ohh el debate que aun sigue dando de que hablar, habiendo cosas mas importantes que solucionar. Menudo mundo en el que vivimos.

    Encontre tu página por casualidad, y he de confesar que me encanto. Lei todas las secciones enamorandome cada vez mas -si eso es posible- de Paris. Te alejas de los lugares turisticos y te adentras a esos rincones que le dan a esa ciudad su encanto y su esencia. Nos describes la realidad tal cual es y eso es genial. Es agradable encontrar una pagina como la tuya, asi que seguire leyendote. Saludos desde México!!

  3. caol dijo:

    Yo no leo lo que dices como un desahogo sino como la observación de una persona cuyo cerebro todavía dispone de capacidades críticas.
    ¡Bienvenida aquí!

  4. Maria Xose dijo:

    Hola Caol… En estos tiempos -y aficiones aparte- queda claro que «el FUTBOL es el opio del pueblo»…Los nuevos heroes y villanos son futbolistas, entrenadores,etc. Lo peor,a mi manera de ver son las cortinas de humo que utilizan los políticos para intentar tapar su incompetencia frente a problemas mas grandes e importantes…En fin;espero que disculpes este pequeño desahogo.No me pierdo la lectura de tus escritos;son amenos e interesantes.
    Saludos desde Santiago de Compostela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *