¡Febrero resulta demasiado pesado!

Mientras el tema del paro se hace cada día más concreto para los ciudadanos, yo sigo con tres reclutamientos pendientes y la cantidad de trabajo que corresponde se amontona.

Cuando contemplamos la agenda quince días atrás, era para desanimarse porque no veíamos como dar abasto.
Al final, activamos la chispa deportista, considerando que se trataba de una carrera de obstáculos, y decidimos que contemplaríamos las vallas una tras otra. Si eso fue muy eficaz para enfrentar la situación y conseguir resultados mucho mejor de lo que imaginábamos, acabamos la prueba con un nivel de cansancio que os dejo imaginar…

Entre los momentos diferentes que pillamos al azar, destacaré la entrevista que tuvimos con uno de los candidatos que recibimos.
El hombre, bastante emotivo pero con un estupendo dominio de la escritura, trabaja en correos y busca una nueva carrera. A lo largo de la entrevista, nos contó que el pasado verano, en su oficina de correos, estaba presente cuando ocurrió un atraco con coche de ariete. Al escuchar eso, se entiende perfectamente que este hombre este buscando una reconversión.
Pero al examinar su recorrido con el encargado de «recursos humanos», resulta que se trataba de su tercera experiencia de atraco en directo.

Esta entrevista nos desveló un universo laboral que desconocíamos y también la realidad de una empresa que no proporciona a sus empleados los recursos adecuados para enfrentar estas situaciones.

Al final decidimos colectivamente que le daríamos una oportunidad a este hombre ya que esta solución resulta socialmente bastante pertinente y que al trabajar con nosotros, soy yo el principal peligro que tendrá que enfrentar :-))))))))))))

Entre los otros momentos destacables, también tengo que mencionar una sesión de trabajo con un consejal de estado. Una persona muy culta, de cerebro bien hecho y con un trato muy agradable…

Y para bien terminar estas dos semanas de pesadilla, cenamos en un restaurante en donde el humor del «maître» nos regaló un excelente momento.

¡Me encantan cada día más los contrastes!

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¡Febrero resulta demasiado pesado!

  1. caol dijo:

    giralquivir: mi trabajo consiste en encontrar soluciones realistas y eficaces para problemas improbables expuestos por seres que no saben lo que buscan 😀

    Maria Angeles: me das ganas de volver a Madrid 🙂

  2. jlmartin63 dijo:

    ¿esto te parece un febrero pesado? ¿te cuento el mío? mi febrero sería mucho más llevadero si desayunara en París cada mañana… (¿te envío mi CV? ¡entrevístame, soy el candidato perfecto: sirvo para todo y para nada!)

  3. Giralquivir dijo:

    No se si lo has contado alguna vez, pero, y sin intenciones de ser indiscreto puedo preguntarte a que te dedicas profesionalmente.
    Por cierto me encanta tu página soy asiduo a ella desde que la descubrí hace un año aproximadamente y también un enamorado de esta maravillosa ciudad.
    Gracias por compartir esa forma tan especial de vivirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *