Abril en París…

Siempre me asombró la existencia de un tema de jazz celebrando el mes de Abril en París pero creo que este año todo se juntó para que pueda apreciarlo.

Todo empezó el martes por la mañana, en una terraza soleada de la isla de la Cité, al lado del mercado de las flores. Un librito proponiendo recorridos nos sirvió de pretexto para salir de paseo y extraviarnos con método.
El árbol de 1602, las vidrieras de San Severin, la imprescindible sesión de compras, otra terraza soleada para almorzar y entablar la charla con la doña solitaria de la mesa contigua, las arenas de Lutecia, el jardín de las plantas y el momento goloso saboreando un helado de Berthillon.
¡A veces la vida es muy dura!

El jueves exploramos una parte del antiguo cauce de la Bièvre, en busca de las placas que el Municipio de París instaló en el suelo. Esa caza del tesoro fue otro pretexto para extraviarnos y a duras penas resistimos a la tentación de una última terraza pero el reloj no daba para más.

El viernes fue otro día soleado y tras el ineludible café en una terraza del distrito 11, nos metimos en un torbellino de idas y vueltas entre tiendas, autobuses y terrazas… para reunir la cosecha del día: una alfombra de ascensor, seis kilos de peladillas, cinco cajas de vino recepcionadas y tacones aguja.
A veces las vacaciones cansan más que una jornada laboral.

Y hoy la visita de una peruana me regaló el pretexto ideal para visitar el 104, este nuevo lugar cultural instalado en los antiguos edificios de las pompas fúnebres.

Por suerte mañana vuelvo a la oficina para recuperar un poco 🙂

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Abril en París…

  1. Consuelo dijo:

    Hola!
    Hace 4 años encontré está explendida página que me ayudó mucho para recordar mi viaje a París en el 2006.
    Este año he vuelto a París(estuvimos del 1 al 4 de Abril,justo con todos los turista,yo era una más)y,he vuelto a encontrarme con esta web para seguir refrescando por donde caminamos. París me encanta y aún tengo la necesidad de hacer otro viaje más porque me queda Versalles y caminar por más calles de París. Esta vez sí que he sentido que realmente caminar por París alegra el alma.
    Enhorabuena por la página y el nuevo blog.
    Un saludo desde La Rioja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *