¡Lo prometido es deuda!

Tras visitar la exposición que presenta el proyecto de transformación, dar vueltas y vueltas por la zona a cualquier hora y observar como va el tema, aquí vienen algunas aclaraciones sobre mi percepción de las grandes obras planeadas para el foro des Halles.

Si tuviera que presentar la forma actual del sitio en tres palabras, diría que es el típico producto de los años 70 con tuneles para los coches, aparcamientos, centro comercial estructurado alrededor de una plaza rodeada de vidrieras, calles peatonales… y el ineludible espacio ajardinado porque los parisinos necesitan zonas verdes.
Y desde el principio, este universo fue muy bien comunicado por los transportes colectivos.

Pero sus promotores no imaginaban los efectos del desarollo de las líneas de la red exprés regional sobre la frecuentación de este espacio: a partir de los años 90s, estas líneas comunicaron zonas relativamente desfavorecidas con el centro de la capital y asi es como empezaron los problemas.

Estos visitantes que vienen de las afueras no tienen un poder adquisitivo suficiente para frecuentar las tiendas del foro como clientes. Pero tampoco tienen un capital cultural suficiente para aprovechar las diferentas ofertas de actividades del Municipio de París. Entonces se reunen grupitos por allí y por allá, con lenguaje y códigos propios, desconocidos de los feligreses esperados en el foro.

Y esta yuxtaposición sin comprensión provoca lo de siempre: miedo o por lo menos aprensión y rechazo. Y ahora son muchos los parisinos que evitan esta zona porque no se sienten a gusto.

Entre los elementos mencionados como causas de malestar en este espacio surgieron varias cosas.
Para empezar son muchas las personas que viven mal la ausencia de luz natural en algunas partes de la zona comercial.
Luego el esquema actual del jardín no proporciona una buena comprensión del entorno inmediato y en una zona que tiene mala fama, es una pesadilla extra.

El nuevo proyecto propone respuestas para estos problemas.
Desaparecerían las estructuras en forma de paraguas, se instalaría una gran capa transparente encima de la plaza baja para proteger la zona comercial y crear una continuidad entre el interior y el exterior del foro, se transformaría el jardín en algo parecido a un gran césped…

Pero no conlleva soluciones para el problema sociológico de siempre : ¡vivir juntos!

Lo cierto es que las obras tardarán media docena de años.
Si mientras tanto se resuelve el problema del paro y de la pobreza económica y cultural, si se generaliza la tolerancia y la apertura hacia la alteridad, seguro que este proyecto de transformación resultará un gran éxito.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Lo prometido es deuda!

  1. Paqui dijo:

    Cuántos recuerdos me trae este post, tienes razón, primero hemos de resolver otras muchas cosas que conseguirán la convivencia. Sigue informándonos. Un beso.

  2. Giralquivir dijo:

    Muchas gracias Caol por compartir tu visión del asunto. Ahora nos toca esperar para ver los resultados. Espero poder volver a París algún día cuando esté hecho para verlo con mis propios ojos. Mientras confiaremos en que la utopía de convivencia pueda hacerse realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *