¡Ya!

El acontecimiento mayor de esta semana fue la llegada de la nieve y el caos que provocó en la región parisina.

Ya el martes tuvimos una primera caída de nieve pero por la cantidad y por la temperatura, la capa blanca desapareció casi enseguida.

El miércoles fue otro cantar.
La caída empezó en medio día y como siguió varias horas, dejó una espesa alfombra blanca de una decena de centimetros.
Día de suerte, pude escaparme temprano de la oficina y disfrutar esta blanca alfombra. En las aceras, todavía era posible caminar sin resbalar. Pero también se veía que solo era cuestión de unas horas para que el suelo se transformara en pista de patinaje.

La situación me pareció mucho más complicada en las calzadas.
Cuando pasé por encima del periférico, todavía estaba cerrado parcialmente porque no habían echado sal. Total en las calles y avenidas que pude ver, constaté unos atascos inverosímiles ya que se juntaban el tráfico desviado y la larga fila de los autobuses públicos volviendo a su cochera.
En algunas autopistas de las afueras, los veículos parados no dejaban espacio para las máquinas echando sal y entonces seguían parados.
Uno de mis colegas me contó que necesitó siete horas para volver a su casa y eso que tuvo la buena idea de aparcar su coche muy rapidamente y de seguir con el metro, el tren y caminando…

El jueves no trabajaba asi que aproveché ese día de libertad para recorrer la colina de Montmartre. Al pasear, vi varios grupos de empleados del Municipio de París, algo despistados pero echando sal y arena en las calles con más pendiente de la colina. El suelo quedaba muy resbaladizo y a pesar de caminar con prudencia no pude evitar la caída de temporada…
Pocos coches en las calles de la colina y pocos turistas.
En la plaza du tertre, los restaurantes devolvieron el espacio a los pintores pero no eran muchos los que se atrevieron a presentar sus obras pisando la nieve.

La verdad es que en medio día ya empezaba a derretir y a partir del viernes empezó la ineludible polémica de temporada.

  • a la derecha: un gobierno atacando el departamento de previsiones meteorológicas.
  • a la izquierda: unos sindicatos que denuncian la reorganización de los servicios del antiguo ministerio de obras públicas y las reducciones de personal.

Próxima batalla en la semana que viene, cuando vuelva la nieve…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Ya!

  1. Antoine dijo:

    Me encanta leer tus narraciones. Son exquisitas. Irrumpen en mi memoria recuerdos de mi estancia en París hace ya muchísimos años, allá por el principio de la década de los 80 en el Lycée Louis le Grand. He vuelto en ocasiones muy esporádicas, la última vez en 2008. Volveré con mis alumnos a finales de marzo. Gracias mil por tus evocaciones, tus fotos y las sensaciones tan personales que transmites a tus lectores. Las comparto plenamente con una felicidad interior que da alas a mi imaginación y ahora mismo estoy contigo, paseando y disfrutando de tu compañía y de las maravillas de París iluminada por la nieve y las románticas y estilizadas líneas de tu pluma «sur le blanc manteau» de un lienzo que espera unas pinceladas impresionistas en la Place du Tertre.

    Desde Madrid, con amor.

    Antoine.

  2. Mª Angeles dijo:

    Hola Caol,

    Muchas gracias por la información y por la fotos, que me traen un poquito de Paris en estado puro,

    Pasa un buen día y gracias otra vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *