Santa distracción…

Faltó poco para que el tema del velib se transformara en pesadilla…
Tras el contacto con el servicio técnico y la entrada del número de mi tarjeta Navigo la pasada semana, este sábado intenté sacar una bici en una estación.
Pasé la tarjeta en el soporte de una bici pero la lucecita no llegó al color verde que permite sacar la bici. Y en el terminal de la estación no conseguí informaciones particulares…

Entonces metódicamente caminé rumbo a otra estación para probar en otro sitio. Pero en este momento mi tarjeta navigo había desaparecido y pensé que la había perdido en camino. Así que vuelta a la primera estación en donde constaté que la tarjeta se había perdido… en el fondo de mi bolso…
Repetí el trayecto y constaté que en la otra estación tampoco conseguía sacar una bici. Entonces quise llamar el teléfono de asistencia que aparece en el terminal pero te piden tu número de abono y el que mencioné resultaba desconocido…

Total volví a casa y pude hablar con una operadora muy amable. Cuando le comenté mi problema, sugerió que volviera a la estación para aceptar las condiciones generales de venta. La recomendación provocó mi perplejidad pero quise intentar y baje a la estación al pie de mi casa.

Así es como me di cuenta de que el terminal tiene dos caras: una para los clientes de paso, otro para los abonados. Siempre había presentado mi tarjeta en la cara de los clientes de paso y, por supuesto, siempre conseguía un mensaje incomprensible…
Esta vez me enseñaron las condiciones generales de venta y pude aceptarlas en el terminal. Y a continuación pude sacar una bici que devolví inmediatamente…
Lo que no me explico es el porque de aceptar esas CGV en el terminal cuando tienes que proporcionar un sinfín de papeles para conseguir el abono… Pero ahora por fín funciona mi abono.

La verdad es que no sé si lo utilizaré mucho porque también recuperé la bici que tenía guardada en el sótano de unos amigos.
Experimenté de nuevo los carriles de bici y el hecho de compartir las calles en medio de los atascos y es una actividad que necesita bastante atención. Así que no lo veo muy compatible con mi distracción de siempre.
Ya os contaré…

Además si tuvimos una semana muy agradable con un sol primaveral muy alegre, anuncian lluvia para los días que vienen.
Así que aplazaré los demás experimentos…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *