Ritos de Octubre

Tras la sorpresa de los primeros días, ahora me acostumbré a la idea que algun artesano trabaja en mi nueva casa. Total, le dejo en paz durante el día y paso cada noche para contemplar la evolución de las obras.
Pero eso transforma mi manera de pasear porque la busqueda de elementos de todas clases me lleva a descubrir lugares que ni siquiera imaginaba.

Asi es como descubrí una tienda de radiadores escondida en el patio de un muy residencial edificio del distrito IX.
Tambien descubrí una tienda de materiales de bellas artes cuyo tamaño me impresionó.
Pero lo más divertido me pasó cuando quise aprovechar las ofertas temporales del BHV, el gran almacen que se halla al lado del ayuntamiento de París.

Ese día quería comprar una barra de cortinas de 250cm y fui a la cuarta planta del almacen. Nada más presentarme el modelo que quería, el dependiente me avisó que no podía llevarla de manera vertical porque no pasaría en el escalator entre la tercera y la segunda planta.
Superé la prueba con algo de aprensión y no me atreví a meterme en el metro con este objeto improbable. Total caminé por las callecitas del Marais rumbo a la plaza de la república en donde me arriesgué a probar el autobus.
Lo más divertido fue la cara del maquinista al ver el tamaño del objeto. Pero tras pedirme cuidado, me dejo entrar en el bus. Y varios viajeros me ayudaron a instalar el objeto para que no moleste.
Al llegar,conseguí bajar sin golpear a nadie y pasé otro rato muy divertido al ver las reacciones de la gente.

Pero este fín de semana, abandoné por parte estas exploraciones para disfrutar de la fiesta de las vendimias.

Este año me acompañaban dos visitantes españoles y quise enseñarles el desfile que empieza con los «petits poulbots». Nos instalamos en una esquina muy cerca del punto de salida y así pudimos probar varios de los vinos regalados por las cofradías de catavinos…
Sobra decir que con unos chatos de vino, el desfile tiene más encantos todavía… Pero fuimos razonables 🙂

Casetas al lado del Sagrado Corazón con productos de todos las provincias de Francia, otro encuentro con el desfile en la plaza de las abadesas…
Seguimos por la zona de la Goutte d’Or en donde organizaban varias exposiciones para enseñar las obras de varios artistas que trabajan por allí.
Lugares que uno no imagina y me encantó constatar que mi visitantes apreciaban esta inmersión en un barrio que no forma parte de los clásicos circuitos turísticos.

Ahora sólo falta inventar otro recorrido para su próxima visita…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ritos de Octubre

  1. caol dijo:

    C….
    El mail que dejaste con el mensaje no funciona…
    Avísame si viajas hacia mi querida ciudad.
    Un abrazo

  2. Ana dijo:

    Ya estamos de vuelta. Fue una tarde fantástica y todo un privilegio conocer ese «otro París», tan real y tan diferente. Muchas gracias por darnos la oportunidad, una vez más, de sentirnos parisinos y no meros turistas.
    Un abrazo de los dos.

  3. c dijo:

    Caol, Caol … conocía tu web de París, que recomiendo siempre a todo amigo que va a París (la última, mi sobrina que irá pronto) pero no conocí tu blogg hasta hoy.

    Prometo leerlo a fondo, a la vez que recuerdo viejos y mestizos tiempos.

    Un abrazo fuerte o… ¿gros bissous?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *