Los primeros fríos…

¡Ya llegaron los primeros fríos en París!
Bufandas, guantes, abrigos,… la gente ya recuperó la panoplia invernal.

Por si acaso, dediqué varias horas a los empalmes eléctricos necesarios para alimentar mis radiadores. De momento no me sirven mucho pero con esta última tarea se acabó la parte imprescindible de la instalación. Lo demás forma parte de la decoración y no hay prisa.

Desde el pasado fin de semana, se nota en los almacenes y por las calles de la ciudad que ya estamos preparando navidad…
¡Alucino!
Por un lado los diarios repiten sin parar que enfrentamos una crisis económica muy grave, se ven cada día más parados y gente con recursos limitados, y por otro es preciso atrapar a los clientes con productos de todas clases pero globalmente muy caros…
De momento no me atreví a visitar estos templos del consumismo navideño pero creo que aplazaré las compras y esperaré las rebajas de enero.

Esta semana asistí a una reunión pública acerca de la estación de metro de mi barrio. Entre las 400 estaciones de la capital, consigue el puesto 38 cuando se mira la cantidad de gente que usa esta estación. Mucha gente, una entrada-salida, una escalera mecánica… El vecindario quiere otra entrada-salida para repartir la gente pero la administración del metro no es muy reactiva.
La reunión pública creó un espacio en donde la gente podía expresarse y me pareció realmente interesante.
A ver si se arma alguna asociación para seguir batallando…

Ayer visité una tienda increíble cuya especialidad es la fabricación de tulipas de lámparas. Ubicado al lado de Bastille, este bazar de la electricidad propone una selección asombrosa de productos de todas clases. Lámparas de diseño o muy clásicas, bombillas de cualquier modelo o piezas de recambio para lámparas… Esta yuxtaposición atrae una cantidad inverosímil de clientes muy diferentes y ayer había demasiado gente para que me siente a gusto. Pero sé que volveré entre semanas.

Y hoy aproveché un día frío pero soleado para visitar el merdadillo instalado debajo del metro aéreo entre las estaciones Chevaleret y Nationale. Los vendedores profesionales de siempre habían instalado sus trastos pero no vi objetos tentadores.

Por suerte, esto quedaba relativamente cerca de la pastelería de Sadaoru Aoki. Así que pude recuperar las fuerzas disfrutando de una tarta de caramelo salado.
¿Os da envidia ?

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los primeros fríos…

  1. caol dijo:

    Ana, no sirve estar de luto durante 4 años.
    Puedes otorgarte un momento para digerir la decepción pero luego lo normal es analizar el motivo de los votos antes de volver al largo proceso de educación callejera…

  2. Ana dijo:

    Envidia es poco… Hasta con esos fríos quisiera estar ahí.
    Ya te veo absolutamente instalada, hasta participando en las asambleas de vecinos y todo… Eso está bien.
    Por aquí, como ya ha comentado Mª Ángeles y tu sabrás, estaremos de luto durante 4 años (esperemos que sólo sean 4). Y, a este paso, París siempre nos quedará, pero será en el recuerdo, porque si con los que se van tuvimos que apretarnos el cinturón, con estos de ahora lo que vamos a tener que hacer es empeñarlo… No creo que la economía nos dé para viajes pero, al menos, nos queda tu web, así que no dejes de compartir tus paseos y tus descubrimientos, por favor.
    Un beso, Ana y Manolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *