Caminando…

Para bien empezar con agosto, conseguí escaparme de la oficina para compartir uno de estos recorridos que tanto aprecio.
¡Es increíble la cantidad de detalles que cambian entre dos visitas sucesivas!

En el pasaje Choiseul, ya no se ve el cielo. Instalaron un techo de madera y espero que esto sirva para rehabilitar la vidriera. De momento desaparecieron la tienda de juguetes y la librería, pero se ven varios sitios nuevos para almorzar rapidamente con productos seleccionados.

La fuente Louvois ya no tenía agua y la sede histórica de la biblioteca nacional estaba en obras.
En los jardines del palacio real, un teatro efímero alberga la compañía nacional de Francia mientras renovan su sala histórica.
Al pie de San Eustaquio, ya no se ve la estatua que tanto me gusta pero se nota que la pusieron a salvo de las obras. Y mientras tanto la reforma del hiper centro sigue progresando…
En la plaza de la república, la gente ya se acostumbró a los nuevos carriles de circulación…
La verdad es que pasear por París sin pasar por una zona de obras resulta cada día más complicado. Pero supongo que todo volverá a la normalidad justo antes de las elecciones municipales de 2014… 🙂

Hoy quise visitar el mercado de las flores en busca de algunas plantas raras. En este mes de agosto, casi una tienda de cada dos estaba cerrada y en el espacio liberado, encontré una cantidad impresionante de vendedores de pájaros.

En la otra orilla del Sena, la gente paseaba por París playa bajo la lluvia…
Volvió este cielo gris que quita las ganas de pasear 🙁
A ver si tenemos sol de nuevo en los días que vienen.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *