Asunción

Tras una escapada de dos días para ver el mar, volví a casa a tiempo para disfrutar la calma del puente de Asunción y unos días de canícula.

El día 15 hice un largo paseo rumbo al centro de París y constaté una vez más que el concepto de día festivo se vuelve cada día más confuso. Pero también noté que en el hiper centro, algunos comercios importantes respetaron el cierre y dudo que sea porque tienen un cariño especial por esta fecha. La realidad es que su clientela abandona París en este momento del verano…
Yo aproveché la tranquilidad de las calles para visitar algunas tiendas abiertas y apuntar la dirección de algunas tiendas cerradas que parecen merecer una visita.

Al día siguiente pasé por el BHV, el gran almacen que se halla al lado del ayuntamiento. Me encontré en medio de una gran permutación de las secciones, y eso que tenía cita en una de las secciones trasladadas… Pero encontré a mi amiga y lo que quería comprar. Os dejo imaginar la vuelta en autobus con un cartón gigante…
¡Menos mal que hay mucha gente de vacaciones!

Luego tocó almorzar en una terraza tranquila para recuperar y tras un agradable momento, pudimos entablar el paseo del día.

Así es como encontramos esta asombrosa colección de objetos, supuestamente decorativos, al pie de un conjunto de viviendas sociales. Sobre gustos y colores no han escrito los autores, lo cierto es que el jardincito alrededor de este árbol nos pareció requete bien curado. Lo cual demuestra que sembrar algo de poesía en el cotidiano no es tan complicado.

A continuación pasamos por Paris playa y varios lugares con sombra porque ya teníamos mucho calor. Pero el episodio de canícula empezó al día siguiente.
Con 36 grados, la ciudad se vuelve rapidamente agotadora. No son temperaturas usuales por aquí, así que ni estamos acostumbrados, ni tenemos los equipos adecuados para pasarlo bien.
Entonces, para sufrir dignamente, visitamos al heladero Raimo y constatamos con alegría que sigue con la calidad de siempre. 🙂

A ver como aguantamos los próximos días de canícula…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Asunción

  1. caol dijo:

    Resulta complicado contestarte si pones una dirección de mail que no existe…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *