Hibernando (casi)

En las calles de París, la nieve del pasado fin de semana desapareció tan pronto como había llegado. El lunes por la mañana, el termómetro anunciaba 4 grados y uno podía de nuevo caminar en las aceras sin resbalar.
Otro cantar fue en las afueras de la capital. 20% de mis colegas de trabajo no pudieron llegar a la oficina y según me contaron cuando volvieron, la capa de nieve tenía más de 20 centimetros de espesor alrededor de su casa.
Lo bueno fue que la nieve desapareció antes la llegada de la nueva ola de frío y así evitamos el hielo.

Aproveché esta templanza relativa para visitar un gran almacén y mirar lo que proponen en esta tercera semana de rebajas. La frecuentación entre semana me pareció muy floja y todavía quedaban un montón de ofertas. Lo cual confirma que la gente restringe los gastos innecesarios.
De paso noté que siguen usando los viejos trucos para engañar a los clientes (50% de descuento con 20% más no llega a 70% sino a 60%…) pero mientras no compras da lo mismo…

Este fin de semana preferí olvidar las tiendas y visitar el 104 en donde proponían una exposición dedicada al «museo de los corazones rotos» de Zagreb.
Instalada en el estupendo espacio que albergaba antaño las caballerizas de las pompas fúnebres, la exposición presentaba una colección inverosímil de objetos que resultarían anódinos si no fuera por el cartelito que cuenta lo esencial de la relación que evocan y que se acabó.
En la parte central de este espacio instalaron decenas de hilos paralelos de los cuales cuelgan hojas escritas por los visitantes de la exposición.
La iniciativa me pareció muy interesante por la dosis de humanidad que conllevan estas huellas. Marco reuniendo fotos de momentos compartidos, llavero, osito, anillo, pendientes o consolador… me costaría elegir entre todos estos objetos pero pasé un buen rato al descubrirlos.

Y mientras se acababa la exposición de los corazones rotos, hoy tocaba manifestar para apoyar al matrimonio gay.
Y anuncian otras manifestaciones en los días que vienen…
¡Ya os contaré!

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hibernando (casi)

  1. caol dijo:

    ¡Que disfrutes de tu estancia, Rosa!

  2. rosa dijo:

    Mi comentario no tiene nada que ver con esta entrada del blog, si con esta pagina, pero como no ofrece otra manera ( o yo no la he descubierto) de comunicarse, lo hago por aqui que supongo tendra el mismo resultado.
    Me ha encantado la pagina, soy una enamorada de paris, lo he visitado en un par de ocasiones (viaje de estudios y de novios) asi que mi conocimiento como imaginaras es limitado , pero es que me encanta descubrir calles, fachadas, jardines…… es fantastico que alguien lo plasme aqui de manera tan magica, gracias por mostrar esa vision tan particular de una ciudad tan fantastica.
    Programo visitarla otra vez, pero ahora con una pequeñaja de 4 años, que me obligara a visitar disney, y unos amigos a los que desearia mostrale mi humilde y limitada vision de paris, quiza les muestre cosas que he descubierto aqui, pero solo quiza, puede que prefieran no salir de las zonas muy turisticas.
    Lo dicho un placer descubrir este sitio, que he revisado casi enterito, ya son las dos de la mañana y no me he dado cuenta.
    Hasta la proxima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *