Paseando…

Si todavía no tenemos un tiempo primaveral, por lo menos pudimos guardar el paraguas…

Para mi primer recorrido de la semana, traspasé la frontera de París e hice un largo camino a través de la ciudad de Neuilly-sur-seine, cuyo alcalde, en otros tiempos, fue Nicolas Sarkozy. Lo bueno de esta ciudad es que uno entiende enseguida por donde camina: antiguas casonas burguesas en medio de edificios más modernos, jardines, rejas y cámaras de televigilancia… y por supuesto la imprescindible puerta para los criados…
Sólo ví una parte de la ciudad pero no me gustaría vivir en una zona tan dormida.

Otro día, otra ciudad de las afueras…
Tras quince minutos de viaje en la red exprés regional, llegué a Sevran en donde tocaba el grupo de músicos Les doigts de l’homme. Mi anfitrión me explicó que el problema esencial de su ciudad es el cierre de varias empresas. Pero también me contó que tienen un centro cultural en donde unos apasionados intentan organizar actividades y espectáculos para todos. Y la verdad es que el concierto merecía el viaje…

Aproveché un domingo soleado para volver a usar el velib, rumbo al centro de París.
Al pie del Centro Pompidou se veían muchas personas instaladas en la plaza y un almacén de bricolage organizaba talleres al aire libre.

Yo seguí caminando en busca de un regalo de cumpleaños para un amigo y tras explorar varios almacenes, encontré una solución.

Mientras tanto organizaban la enésima manifestación contra el matrimonio gay.
Si admito sin problema que esta ley va en contra de las convicciones íntimas de algunas personas, también es preciso mencionar que formaba parte del programa del candidato Hollande… Y ahora sólo falta que la voten en la asamblea y bien veremos quien manipula a estos oponentes…
Ya veremos como van las cosas el martes…

Esta entrada fue publicada en Fuera, París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *