¿Dijísteis verano?

La semana empezó con un cielo de plomo y una sucesión de chubascos, pero por suerte el sol acompañó mi escapada del miércoles.

Ese día salí en busca de una tintorería.
Unos días atrás había visitado una tienda en la zona de Montmartre y la dueña, muy amable, me había contado que el taller que se encargaba de las demandas parisinas ya había cerrado. Parecía muy pesimista sobre el resultado de mi busqueda pero me invitó a seguir buscando y propuso darme explicaciones adaptadas a mi vestido si me arriezgaba a teñirlo en casa.
El miércoles fue cuando pasé por otra tienda señalada por una amiga. En este sitio el dueño me explicó que sólo quedaban algunos artesanos trabajando esencialmente para el universo del lujo y de precios muy altos. A su parecer, no merecía la pena pagar este precio y me recomendó teñir mi vestido en casa.
Así que volveré a la primera tienda para conseguir consejos y luego os contaré…

Tras esta paréntesis con sol, seguimos con un cielo gris y el viernes, día de la fiesta de la música, no se notaba mucho entusiasmo entre los parisinos para salir a la calle y escuchar música.
Otra vez tuvimos suerte y sobre las 17 apareció un rayo de sol.
Pasé por la plaza de la Nación y por el bulevar Voltaire pero no ví a muchos músicos.
En la zona de Bastille, una tienda de instrumentos de música había instalado una pequeña escena y pude escuchar a unos jóvenes de muy buen nivel.
Seguí rumbo a la plaza de la República recien inaugurada tras varios meses de obras.

Si constaté con alegría que la gente ya se había apropriado el espacio, me asombró la ausencia de músicos. Pensaba que el municipio aprovecharía la fiesta de la música para organizar «algo» en este nuevo espacio pero no fue así.
Total me paré un rato para admirar esta plaza muy mineral antes de seguir rumbo al norte.

De paso noté una instalación de DJ en la plaza Jacques Bonsergent y una coral al lado de la estación del Este.
Cuando llegué a casa, desde mi balcón, se oían a los músicos instalados en la calle Leon. Voces africanas, percusiones y guitarras… Había muy buen rollo.

Ayer fue cuando empezó el verano pero seguimos con este cielo gris y los chubascos…
¡Necesito sol!

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *