De barrio en barrio

El barrio en donde me instalé dos años atrás no deja de sorprenderme.
Esta semana, el instituto al lado de mi casa organizaba una proyección pública de cinco cortometrajes relativo al barrio de la Goutte d’Or y una centena de personas se juntaron para mirarlos.
El primero evocaba el proceso brutal de renovación urbana de los años 1990s, con gente expulsada de la noche a la mañana y edificios demolidos al día siguiente.
El segundo regalaba los recuerdos que un joven treintañero tenía de su niñez en el barrio en los años 1980s.
En el tercero, una inglesa proponía su visión de la calle Myrrha.
El cuarto planteaba el problema que representa la vuelta al país para unos jóvenes africanos.
El último cuenta el recorrido de una mujer en taxi para encontrar un lugar sin tener su dirección.
El acontecimiento me pareció realmente interesante. Y si estos cortometrajes son de calidades muy diferentes, todos desprenden una gran ternura hacia este barrio…

Los demás paseos de la semana me llevaron esencialmente rumbo al distrito 6.
Constaté que la calle de la Gaîté sigue un lugar de divertimiento nocturno con sus teatros y sus restaurantes, antes de disfrutar un tranquilo paseo de noche por la calle de Rennes abandonada por su clientela.
Otro cantar fue ayer, al acompañar a un amigo que quería aprovechar las rebajas para comprarse un abrigo: en algunas tiendas, la multitud de clientes casi llegaba a provocar vértigo…

Tras dos horas seguidas visitando una decena de tiendas y probando muchas cosas, acabamos agotados y con las manos vacías. Pero pasamos por el jardín de luxemburgo en donde nos paramos un rato para contemplar las luces del fin de la tarde.

Para quien sabe ir sin prisa, París siempre regala momentos con encanto 🙂

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De barrio en barrio

  1. Jesús dijo:

    Me encanta la foto que acompaña el artículo.

  2. Consu dijo:

    «Para quien sabe ir sin prisa, París siempre regala momentos con encanto».
    Qué razón tienes con está frase Caol.
    Por desgracia las dos veces que he podido pisar las calles de París han sido al trote y al galope;con lo que sí que se te quedan imagenes en la retina,pero cuando llegas a casa te dá pena el no haber podido degustarlo más. Hay otra gran frase por ahí que dice:»Quien viaja demasiado deprisa,se pierde la esencia del viaje» y así andamos casi todos,pero eso nos pasa por no viajar con la gente adecuada,en fin..
    Desde mi primer viaje en 2006 te sigo con ansia cada semana,sobretodo ahora con el blog.
    Un beso y gracias por tus descripciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *