Caminatas

La semana empezó muy temprano el lunes con el eclipse de luna. Una de las gatas decidió que no podía perderme semejante espectáculo y me despertó a las 3 (cuando todavía no había empezado el proceso), a las 4 y pico (cuando ya le faltaba un mordisco a la luna) y a las 5 y media (cuando el proceso se estaba acabando). Desgraciadamente me dejó dormir mientras la luna se puso de color rojizo…

Cuando salí de casa, encontré la urraca del parque Léon y un grupo de cormoranes dando vueltas encima del metro Barbes. Ese día también pude admirar la iluminación de la galería de los Panoramas cuando todavía no hay gente.

El miércoles pasé por el distrito 12 para visitar un almacen de bricolage recien instalado debajo del « paseo verde ». Como cualquier instalación nueva y con pocos clientes todavía, el sitio me pareció muy agradable y lo apunté entre mis tiendas de referencia. Al día siguiente pasé de nuevo por el distrito 12 para explorar un trozo de la large calle de Charenton. Profundamente remodelada por el programa de renovación urbana, esta zona merecerá otra visita para ver si quedan huellas de los antiguos artesanos.

El viernes, para acabar con una semana laboral muy densa, quise volver a casa caminando (Cuanto más estrés provocan en la oficina, cuanto más kilómetros necesito para borrarlo…). No sé si escogí el trayecto más directo pero tardé 1h45 para recorrer 8 kilómetros y pude asistir con serenidad a la reunión de los voluntarios docentes en el establecimiento público numérico de mi barrio.

Este año no tuve ganas de buscar las instalaciones de la noche en blanco. Preferí escaparme de la ciudad para contemplar el río Loira.

Hoy, el recorrido del día me llevó al distrito 13 en donde pude recorrer casi un kilómetro y medio entre viviendas sociales y alojamientos de clase media antes de encontrar una panadería abierta… Por suerte mi barrio tiene más vidilla humana 🙂

En cuanto a los pajaritos, de momento no encontraron el comedero que instalé en mi balcón, pero no desespero 🙂

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *