Paseando…

El pasado viernes pasé por el mercado Saint-Pierre, al pie del Sagrado Corazón y varias evoluciones me llamaron la atención.
Para empezar, constaté que se acabaron las obras al pie del edificio de la compañía Weill. Antaño este espacio estaba cerrado al público y ahora alberga almacenes.
La marca de prendas instaló una pequeña tienda en donde propone productos a precios reducidos. Ee el resto de la planta baja se ve una espaciosa tienda dedicada a las cortinas y tejidos de categoría. En este comercio bautizado “universo del sueño” también acondicionaron la planta sótano y supongo que presentarán camas et colchones de todas clases, pero de momento no instalaron los productos.
En la calle Pierre Picard, transformaron una tienda dedicada a los accesorios de cortinas en proveedor de lana, agujas y demás material de hacer punto. Y las demás tiendas de cupos y mercerías mejoraron el aspecto de sus escaparates.
Pasé por varias tiendas, pero tendré que ahorrar un poco antes de comprar el lino de mis próximas cortinas 🙂

Hoy la sociedad parisina de animación y manifestación organizaba un mercadillo en la calle Caulaincourt. Recorrí la instalación por la mañana y constaté que había menos vendedores que en otras ocasiones, con una mayoría de anticuarios. De paso, vi varios armarios parecidos al mueble que compré el pasado verano y me impresionó la diferencia de precio: 100€ en Borgoña se convierten en 400€ en París. Así que seguí rumbo al jardín des Deux Nèthes.

Este sitio se halla muy cerca de la plaza de Clichy.
Inicialmente, dos callejones sin salida delimitaban una parcela de pequeñas construcciones insalubres. En 2003 fue cuando crearon la primera parte del jardín, cerca de la avenida. La segunda parte fue inaugurada en 2005.
Este jardín largo y estrecho es muy representativo de las parcelas de esta zona y proporciona una zona de tranquilidad apreciable al lado de la avenida de Clichy y de su intenso tráfico automóvil.
En el fondo de la parcela, los socios de una asociación cuidan un pequeño jardín compartido.

El callejón des Deux Nèthes y sus pequeñas casas tienen un aspecto muy campestre. En el otro lado, se halla el callejón de la Defensa, más urbano. Destacan un restaurante y un espacio dedicado a la fotografía, bautizado “Le Bal” porque en otros tiempos este sitio albergaba un baile. Hoy no tenía ganas de visitar una exposición, pero sé que tengo que volver allí…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *