Una tarde en el jardín de las Tullerías…

El jueves fue cuando empezó la Feria Internacional del Arte Contemporáneo (FIAC).
La exposición principal se halla en el Gran Palacio en donde 189 expositores presentan obras de todas clases, pero también hay exposiciones fuera de este prestigioso recinto.
En la radio comentaron el acontecimiento y mencionaron una obra particular: un iPhone instalado encima de unos huevos de pollos… Confieso que eso no me animó a pagar los 35€ de la entrada. Pero ayer tuvimos un día soleado muy agradable y eso me dio ganas de pasear por las zonas de acceso gratuito y, entre todas las posibilidades, escogí el jardín de las Tullerías.

Pasé primero por las tiendas del Carrusel del Louvre y cuando volví al aire libre al lado del arco, me impresionó la cantidad de gente paseando por la avenida central del jardín: se veía un sinfín de gente ocupando cada metro cuadrado. Pero no me desanimé y seguí adelante.

La primera obra que vi se hallaba en un camino lateral y se parecía a un cubo monumental con espinas, como un erizo. La segunda obra combinaba varias máscaras de metal, pero había demasiada gente para acercarse así que preferí sentarme un rato al lado del primer estanque mientras un gran grupo se marchaba de la avenida.

La tercera obra que vi representaba un grupo de personas formando un círculo y mirando algo en el centro. Por cierto, no se podía ver lo que había en el centro y eso picaba la curiosidad. Cuando me acerqué un animador cultural explicaba la intención del autor y como uno tenía que entender esta obra, pero este intelectualismo me fastidió y seguí caminando.

La cuarta obra tenía cinco partes, constituidas de tubos de aluminio pintado, y representando gigantes. Si lo dicen…

Pasé sin pararme delante de carteles de imágenes y textos y llegué a la siguiente instalación. Allí vi tres cubos constituidos de pilas de somieres metálicos. Caminando alrededor de la obra, uno descubría, por casualidad, efectos gráficos interesantes…

Pero la obra que preferí fue indudablemente esta torre que me hizo pensar enseguida a la torre de Babel.

Después de mirarla detenidamente, dejé de buscar las demás obras de la FIAC. Pasé por la escalera en donde se halla una de mis esculturas preferidas y tras esta larga caminata volví a casa con alegría.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *