Crónicas de huelga (2)

Dediqué mis últimos días laborales a cerrar una buena cantidad de expedientes y así pude marcharme de vacaciones con varios días de antelación. Aún así, encontrar una solución para viajar lejos de la capital parecía bastante complicado.

El martes por la noche constaté que el miércoles por la tarde, anunciaban en la estación de Lyon dos trenes parando en mi ciudad de vacaciones y pensé que podía arriesgarme. Sólo faltaba encontrar una solución para ir de mi casa a la estación, con una maleta y una gata.
El miércoles sin metro, sin autobuses y con atascos por todas partes, lo más fiable era recorrer andando los seis kilómetros hacia la estación de Lyon.
En la web anunciaban que esta solución necesitaba hora y cuarto. Yo preferí dejar tiempo para los imprevistos así que me marché de casa con casi tres horas de antelación.

14h15: poner la gata en su mochila de transporte, recoger la maleta y marcharme.
Constatar el caos de coches, bicis y peatones en el bulevar Magenta pero seguir adelante.
14h56: salir de la plaza de la República
15h15: saludar de paso al genio de la Bastille
15h30: llegar a la estación de Lyon.

En la nave principal, las máquinas automáticas no me dejaban comprar un billete.
En la taquilla, después de veinte minutos esperando, me dijeron que no podían vender el billete que quería y que tendría que comprarlo en el tren.
Volví a la zona de espera y a las 16h40 indicaron donde estaba el tren deseado.

Suerte tuve porque no solo pude entrar en el tren sino que también pude encontrar un asiento y un espacio para la maleta y la gata.
Suerte tuve porque nunca vimos pasar al cobrador, así que fue el viaje más barato que hice en esta línea.

Ahora sólo falta desearles a tod@s unas muy felices fiestas de Navidad.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *