París, capital de las terrazas

Seguí aprovechando los paseos de la madrugada para visitar el nordeste del distrito XVII.
En el triángulo limitado por las avenidas de Clichy y de Saint-Ouen, el barrio des Epinettes se desarrolló a partir del siglo XIX con la instalación de varias fábricas. Hoy quedan varias calles paralelas que comunican edificios de viviendas. Se ven algunos patios o jardines, pero muy pocos comercios. Y la línea de metro que comunica esta zona forma parte de las más saturadas de la capital.

Más adelante el barrio des Batignolles parece mucho más atractivo, con un mercado y comercios de todos estilos. Pero tendré que volver allí en otros momentos para ver como va la vida diurna en esta zona.
Cerca de la plaza de Clichy, encontré una antigua publicidad olvidada en una pared y me alegró el día.

Yo probé la primera terraza de la temporada, justo al lado de mi casa, compartiendo cervezas con dos vecinos que me caen bien. Se notaba en las caras la alegría de acabar con las largas semanas de encierro para volver a una vida normal. Y algunos olvidaron un poco la distanciación física.

El viernes, tenía una cita con una veterinaria instalada a seis kilómetros de mi casa y vacilé entre las maneras de desplazarme allí. Llevo casi cinco meses sin viajar en metro y tres meses sin autobuses, así que sentía la aprensión normal de toda persona que no sabe cómo mantener la distanciación física en estos medios de transporte en las horas punta.
Para la ida, decidí que iría caminando y tardé poco más de una hora.
Para la vuelta, quise superar la aprensión y viajar con mi autobús de siempre. Cuando llegó a la estación, el autobús me pareció bastante lleno, pero pude colarme en la parte delantera y como todos los viajeros tenían una máscara puesta, pensé que la distanciación quedaba razonable.
Otro cantar fue al llegar a la plaza Voltaire: pensé que había demasiados viajeros así que preferí bajar y seguir caminando. Más adelante, pude subir en un autobús casi vacío y llegar a casa tranquilamente.

El sábado, tenía que recoger a un amigo en la estación de Bercy. Salí con tiempo y probé una línea de autobús que sale de la estación del Norte y pasa a un kilómetro de mi destino del día. En este autobús me sentí muy a gusto porque nunca llegamos a la decena de viajeros.
Para la vuelta desde la estación, mi amigo sentía las aprensiones que ya había experimentado y preferimos caminar, con paradas en varios sitios para tomar un café o comer un bocadillo.

Este largo recorrido nos dio la oportunidad de pasar por la calle Traversière y sus numerosos comercios antes de seguir la Calle Saint-Maur rumbo al canal Saint-Martin. Me impresionó la cantidad de terrazas instaladas en las plazas de estacionamiento, algunas muy curadas, otras todavía en construcción. También noté que algunos listos también habían armado un toldo porque son muchos los días con lluvia en París.

No sé cuantas terrazas tendré la oportunidad de probar durante el verano, pero espero sinceramente que estas instalaciones ayuden las empresas a superar las pérdidas del cierre.

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *