De tiendas

La conocida cadena de muebles sueca constató que los parisinos no visitan las tiendas que instaló en las afueras de la capital. Entonces organizó traslados en autobús desde algunas plazas parisinas, pero, aun así, los habitantes de París intramuros no tienen ganas de perderse en estas espantosas zonas comerciales pocas acogedoras para los peatones.

Yo fui un par de veces al almacén que se falla cerca del aeropuerto de Roissy. Cuando tienes coche, el camino es bastante sencillo y se compras varias cosas, llevarlas a casa no es tan complicado. En cambio, si formas parte de los peatones empedernidos, tienes que viajar por la red exprés regional para acercarte y luego queda media horita caminando.

Para atrapar a estos peatones empedernidos, la cadena sueca instaló un “pequeño” almacén al lado de la iglesia de La Madeleine. No tiene tantos productos como en las afueras, pero puedes encontrar casi todos los pequeños detalles que compras sin necesidad.

En este sábado de lluvia, tuve ganas de visitar este estimable almacén en busca de un pequeño colchón para las gatas y eso fue el destino de mi caminata del día.

Después de entrar, constaté que había un promedio de dos clientes por metro cuadrado y unas colas impresionantes para pagar las baratijas de la cosecha del día. Yo me limité a mirar los escasos productos que me interesaban y aplacé la decisión de comprar.

Más adelante, en la zona de los grandes almacenes, visité una tienda de prendas de deportes y también me impresionó la cantidad de clientes. Entrada, pregunta, mirada a las estanterías y salida. Tampoco me costó mucho esta visita.

Pero al ver tanta gente apiñándose en las tiendas, en las terrazas y en los mercados, pienso que el virucito pronto tendrá nuevos clientes.

Por la noche tocaba celebrar la “noche en blanco”. Yo me quedé en casa a salvo de la lluvia con las gatas. En el bar de la esquina unas cincuenta personas estaban compartiendo la velada en la calle y en algunos pisos de la otra acera se veían algunas reuniones bastante alegres. El ruido de los acontecimientos se apagó (un poco) sobre las dos de la mañana…

Hoy el paseo del día me llevó al fórum y me atrevé a bajar en este templo del consumismo y a entrar en algunas tiendas. En esta zona también la gente busca detalles para mejorar la decoración interior de su casa. Pero no noté la frecuentación del sábado. Yo compré una pequeña alfombra para la Reina de la casa, pero de momento ignora al regalo con mucho esmero 😊

Y ahora toca recuperar porque anuncian huelgas de los transportes el martes…

¡Hasta pronto!

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *