Paseando por el distrito 13

Esta semana tocaba caminar por el distrito 13. El juego de pista empezaba en la plaza de Italia y de allí salimos, buscando indicios relativamente evidentes para seguir adelante.

Pasamos por el jardín René Le Gall, creado encima del antiguo cauce de la Bièvre, ahora enterrada.
Contemplamos el castillo de la Reina Blanca, recién renovado, y seguimos rumbo a la manufactura de los Gobelins.
De allí caminamos al azar para llegar al pie de un edificio erizado de antenas y así es como descubrimos los relieves que adornan las fachadas del Instituto de Paleontología Humana.

Luego los indicios se hicieron más aproximados pero conociendo el barrio, llegamos a la conclusión que teníamos que atravesar el hospital de La pitié-Salpêtrière y aprovechamos el momento para visitar de nuevo su sobria capilla San Luis.

Al salir, seguimos rumbo al Sena antes de girar para llegar a la Gran Biblioteca.
La plaza central entre las cuatro torres es una pesadilla. Si llueve, el suelo de madera se vuelve resbaladizo. Si hace sol, acumula el calor y te mueres. Y el patio central arbolado, solo es para mirar…
Nos marchamos corriendo de este infierno y mientras caminamos rumbo a la plaza Juana de Arco, tuvimos la oportunidad de examinar varios edificios resultantes de la rehabilitación de esta zona.
Veredicto: ninguno de nosotros se tralada aquí…

Luego el recorrido nos llevó al barrio chino y a su comercio emblemático: él de los hermanos Tang.
¡Esta zona merecería una visita más profundizada!

El recorrido se acabó en la colina de la Butte aux Cailles, viejo barrio tradicional parisino.

Quedarían muchas cosas por visitar en este distrito de París pero lo dejamos para otra sesión…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *