Y la vida continúa…

El pasado martes volví a casa sobre las 20 y en varios cafés de mi barrio noté grupos de hombres mirando partidos de fútbol, hinchas del equipo de Senegal por un lado, viejos argelinos por otro. En la panadería había una larga cola y el dependiente no podía dar abasto. Entonces llamaron al panadero que también estaba mirando el partido en el café de la esquina…
Según tengo entendido, ese día Argelía venció a Senegal. La verdad es que no suelo seguir el fútbol pero tendremos una semana más al compás de la copa de África de naciones…

Otro barrio, otro mundo, esta semana también visité el «bazar de electricidad» cerca de la plaza de la Bastille.
Ya sabía que la primera planta de esta tienda alberga una colección impresionante de pantallas pero nunca había intentado encontrar la pantalla idónea para un pie de lámpara. Eso hice ese día. La dependiente, muy amable, me preguntó a que altura quería instalar mi lámpara y luego puso varias pantallas encima del pie que había traido. Me dio varios consejos muy acertados e incluso me dejo probar una maravilla, pieza única creada por una artesana, con organza, cinta de flecos y perlas… Sobra decir que esta creación se asocia requete bien con mi pie de lámpara. Desgraciadamente está por encima de mis posibilidades. Total empecé a estudiar el proceso de fabricación de una pantalla y a buscar los elementos necesarios. Luego os cuento 😉

Ayer tocaba pasar por la zona de Bercy. Alrededor de la estación, años atrás, construyeron varios edificios de viviendas. Si se ven muchos bares y restaurantes al lado del palacio de Bercy, tuve que recorrer varias calles antes de encontrar un supermercado o una pastelería. Por cierto los habitantes de esta zona se benefician de un parque muy agradable. Pero no creo que eso compensa la pesadilla cotidiana de no tener comercios de comida al lado de casa y el ruido de los ferrocarriles.
Al fin y al cabo, prefiero mil veces el barrio bullicioso en donde me instalé más de tres años atrás 🙂

Y ahora tendré que elegir entre llorar con los argelinos o bailar con los marfileños…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Y la vida continúa…

  1. Ana dijo:

    Es cierto, un barrio debe tener vida, voces, risas, olores y colores… Y el tuyo tiene todo eso y mucho más.
    Por cierto, seguro que tu pantalla no tendrá nada que envidiar a la del bazar. Espero ver alguna foto cuando esté terminada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *