¡Qué cosas!

Ese día un gordito entró en el metro y se quedó cerca de mí. Y de repente examinas al tipo para determinar si su abrigo tapa michelines o un cinturón de explosivos. Y enseguida concluyes que da lo mismo.

Ese día en mi barrio, llegó un nuevo grupo de policías por el estado de emergencia.
Se ve que son novatos porque todavía persiguen corriendo a los vendedores callejeros que esconden sus mercancías debajo de los coches antes de seguir caminando tranquilamente. Pero dos policías pillaron a un vendedor y se lo llevaron. Poco después dos policías del mismo grupo encontraron a dos compañeros en un cruce. Uno de los novatos, inquieto, preguntó « ¿Donde están los demás ? ».
Confieso que me hizo reír y mientras seguía adelante, pensé que dentro de unos días dejarián de correr por todas partes, a no ser que esten preparando una prueba deportiva.

Esta semana también pasé por la plaza de la República. El movimiento «Noche en pie » ya lleva más de dos semanas y quería ver un poco de que va la cosa.
Llegué sobre las 21. En la plaza varias charangas estaban tocando y tuve una primera impresión bastante positiva.
Poco después cruzamos una fila de jóvenes, con la cara tapada, armando una expedición rumbo al palacio del Eliseo antes de dirigirse hacia la plaza de Stalingrad. Eso no me gustó pero seguí explorando la plaza.
Cerca del carril de los autobuses había un debate acerca de los hospitales psiquiátricos y el orador del momento invitaba a poner más humanidad en el proceso medical.
Más lejos, debajo de la carpa de la radio del movimiento, organizaban una entrevista.
En otra parte, la comisión feminismo también debatía pero no se oía nada.
También noté otros grupos pero no tenía la energía de mirarlos todos detenidamente.

Cuando quise volver a casa, una fila de policías bloqueaba el bulevar Magenta. Por suerte pude colarme por la acera y me pareció evidente que iban a batallar con los jóvenes que había visto.

A modo de resumen, me pareció muy positiva la creación de foros ciudadanos y me encantó el cartel « Préavis de rêve » (preaviso de sueño).
A ver como evoluciona eso…

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *