¡Por fín verano!

El verano empezó de verdad el pasado viernes.
Ese día me tocó viajar en el autobus de una maquinista estupenda. Primero te acoge en su autobus con un saludo y una sonrisa pero también regala atenciones de todas clases a varios viajeros. Ese día escuchó los problemas de trabajo de una oficinista, luego regaló un beso a una doña que iba a trabajar por última vez y no menciono las paradas calculadas para facilitar la bajada de algunas personas discapacitadas… Su amabilidad me alegró el día 🙂

El sábado fue cuando empezaron las salidas de vacaciones y contaron en la radio que los atascos alcanzaron unos 500 kilómetros…

Mientras tanto volví a utilizar el velib y así es como pude constatar que organizaban acontecimientos por todas partes en la capital…

Por la mañana crucé a muchas personas caminando con un folleto y buscando indicios por todas partes… Seguro que estaban participando a la gran caza del tesoro organizada por el municipio de París.

Por la tarde se escuchaban músicas muy alegres al lado del ayuntamiento del distrito 11 por donde pasaba el desfile del carnaval tropical.

Más tarde pasé por la plaza de la república en donde la Oficina Franco Alemana para la juventud organizaba una gran fiesta popular para celebrar su 50° aniversario. Cuando pasé por allí, constaté que había buen rollo pero preferí visitar una de las tiendas climatizadas antes de seguir mi recorrido en bici.

Hoy aproveché la tranquilidad del mediodía para visitar el mercadillo instalado en la calle Caulaincourt.

Noté una muestra importante de antiguos muebles nórdicos pero los precios me parecieron muy exagerados…

A duras penas resistí a los 30 grados de la tarde pero la aparición de una modesta flor de cactus en mi balcón me hizo olvidar el calor 🙂

Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *